El acceso al crédito, toda una novedad



BRASILIA (AP).- “El impacto de esa movilidad sobre la economía es muy grande. La nueva clase media está creciendo de manera muy consistente; incluso durante la crisis continuó creciendo’’, dijo a la AP el investigador Mauricio Neri, autor del estudio de la Fundación Getulio Vargas. “Esa clase media mantuvo las ruedas de la economía girando durante la crisis’’. Sectores de la sociedad que tradicionalmente vivían con lo básico comenzaron a tener acceso a crédito y a comprar cosas como televisores y refrigeradores nuevos. Los viajes en avión dentro y fuera de Brasil pasaron a formar parte de sus planes vacacionales, con lo que los aeropuertos se saturaron en los días festivos. Datos de la Secretaría de Asuntos Estratégicos del gobierno reflejan un cambio en la distribución social de la población brasileña, donde históricamente los pobres han sido la mitad del total. En el 2003, la clase baja era el 49% de la población, con un 40% de clase media y 11% de alta. Para el 2009, el cuadro había cambiado: la clase baja cayó a 34%, la clase media subió a 52% y la alta a 14%. En este cuadro se considera clase baja una familia con ingresos de hasta 136 dólares mensuales por persona. La clase media abarca a los hogares con ingresos de entre 640 y 2.700 dólares. Para Neri, el factor esencial en la movilidad social brasileña es la educación: la población tiene cada vez más acceso a la enseñanza básica y superior y eso redunda en aumentos de ingresos para los trabajadores. Sin embargo, el investigador dijo que, a pesar de los progresos, el retrato de la educación brasileña es negativo. “El nivel de la educación en cantidad y calidad en Brasil es muy bajo. La población de más de 25 años tiene un promedio de 7,27 años de estudios completos, un nivel muy pobre, idéntico al de Zimbabwe, el país con el peor índice de desarrollo humano del mundo’’, expresó Neri citando datos de la Unesco. No obstante, señaló que ese cuadro está en un proceso de cambio. Mientras en 1990, el 16% de los niños de 7 a 14 años de edad estaban fuera de la escuela, para el 2000 eran 4% y en el 2009 cayó a menos del 2%. “Los niños comenzaron a ir más a la escuela y llegaron al mercado de trabajo con más educación; eso permitió aumentar los ingresos en la base de la pirámide social’’, destacó Neri.


Comentarios


El acceso al crédito, toda una novedad