El accionar de una patota tiene atemorizado a Chimpay

Desde hace tiempo se vienen registrando hechos violentos en Chimpay. El último fue en la celebración de Ceferino, cuando seis vándalos golpearon a un joven, que fue hospitalizado.





CHIMPAY .- El permanente accionar de una patota sigue generando miedo e incertidumbre en Chimpay. Los golpes y las amenazas del grupo de violentos jóvenes, están siendo cada vez más común en la esta localidad.

El último hecho lo protagonizaron el domingo, cuando se celebraba el nacimiento de Ceferino Namuncurá.

Ese día cuando una multitud se retiraba del predio, la banda compuesta por más de seis personas atacó salvajemente a un joven de apellido de Moreno, a quien ya habían amenazado anteriormente.

«Al salir del parque le dieron un botellazo en la cabeza y luego le empezaron a pegar. Mientras lo tenían en el piso llegó un hermano de la víctima y unos amigos, pero también fueron atacados. En ese momento pasaba por ese lugar un grupo de jinetes, y metiendo los caballos lograron sacar a los atacantes, sino lo mataban al pobre flaco», dijo Rogelio Funes, candidato a intendente por la UCR, quien salió a denunciar los sucesos ante el temor de los vecinos.

Los fines de semana en Chimpay, a la salida de los bailes, la Policía ha tenido que actuar por las reiteradas peleas entre los jóvenes.

El ataque a vecinos de la zona parece repetirse desde hace un tiempo.

Otra de las víctimas de un ataque producido hace unos meses fue un hombre de 30 años y de apellido Riquelme.

«Casi lo mataron»

«A esa persona casi lo mataron», le aseguró Funes a «Río Negro».

Por otra parte, también se mencionó el ataque a un vecino de apellido Bustamante, el único hasta ahora que presentó una denuncia formal en la unidad policial.

Luego de la radicación de la misma, dos de los patoteros permanecieron detenidos un par de días.

Tendrían antecedentes

Se supo además que el grupo está integrado por conocidos personajes del ambiente delictivo de la localidad.

Incluso trascendió que se encontraban en el círculo de personas que fueron llamadas a declarar durante la investigación del crimen Zulma Gamarra, la joven de Darwin que apareció muerta y enterrada en un campo de un joven.

«El accionar de la patota no siempre es denunciado», señaló Funes.

Temen represalias

«Las amenazas de recibir consecuencias violentas impide que los vecinos se presenten ante la justicia», dijo.

Pero más allá de esto, los vecinos plantearán una reunión con el jefe de la Unidad Regional Cuarta de Policía, para poder encontrar una solución a esta situación.

Otro localidad que ha sufrido las consecuencias del accionar de grupo de jóvenes violento, es Lamarque.

Los reiterados enfrentamientos entre patotas, y entre jóvenes violentos con policías, obligaron a formar un Consejo de Seguridad.

Pero la situación está lejos de solucionarse.

Incluso en el transcurso de esta semana, los funcionarios que integran el Consejo han manifestado su intención de disolver el organismo.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El accionar de una patota tiene atemorizado a Chimpay