El acusado del homicidio se negó a declarar

Esteban Aguilar fue llevado ante el juez Benavides pero por recomendación del abogado no declaró. El magistrado ordenó que se le realizaran pericias psicológicas y



NEUQUEN (AN).- El principal sospechoso del asesinato de Cristian Rebolledo se negó ayer a declarar, y el juez ordenó realizarle estudios psiquiátricos y psicológicos para determinar el perfil de su personalidad y determinar si padece alguna enfermedad mental.

Cinco días después de su detención en la capital de San Luis, Esteban Aguilar fue trasladado hasta el despacho del juez Marcelo Benavides pero por recomendación de su defensor optó por guardar silencio en torno al crimen por el que está acusado y no declaró.

Así lo revelaron ayer fuentes judiciales consultadas por "Río Negro", que además precisaron que el magistrado ordenó someter al sospechoso a dos estudios médicos: uno mental y otro de psicodiagnóstico.

Con estas medidas, que estarán a cargo de profesionales del equipo interdisciplinario del Poder Judicial, el juez intentará obtener un perfil de la personalidad de Aguilar (psicodiagnóstico) y conocer si padece alguna patología psíquica que le impida tomar conciencia de sus acciones (estudio mental).

En forma paralela, el magistrado dispuso acelerar las pesquisas sobre las huellas dactilares encontradas en la casa donde habría sido asesinado Rebolledo (se presume que una sería de Aguilar), y realizar estudios de ADN a las manchas de sangre halladas en el mismo sitio para establecer a quién pertenecen.

Mientras continúe la investigación, el acusado permanecerá detenido en la sede de la comisaría Primera en esta capital. La situación de su pareja, una joven con la que habita la casa de Rioja 924 en cuya cisterna de agua fue encontrado el cuerpo de la víctima, sigue sin resolverse y el magistrado esperará a contar con más elementos para resolver si la vincula o no al asesinato.

Desde el descubrimiento del cuerpo, los investigadores recolectaron diversas pruebas que vincularían en forma directa a Aguilar con el crimen, según manifestaron fuentes policiales a este diario.

Las de mayor importancia son el reloj de la víctima fue vendido por Aguilar antes de partir hacia San Luis, los zapatos que el acusado llevaba puestos cuando fue detenido, el hecho de que junto a su pareja eran los "okupas" de la vivienda abandonada donde apareció el cadáver, y que la última vez que Rebolledo fue visto con vida estaba en un boliche céntrico donde habría conocido a Aguilar y su mujer, y con quienes habría partido hacia la casa del crimen.

La víctima fue estrangulada y encontraron el cuerpo el pasado 31 de octubre en una cisterna de agua de la casa abandonada en pleno centro de esta ciudad. Allí vivían Aguilar junto a su pareja, que días después del hecho abandonaron la casa y emprendieron viaje hacia la capital de San Luis donde viven los padres del acusado.

El móvil del crimen continúa siendo el principal misterio que esconde el asesinato, y la hipótesis pasional fue descartada por los investigadores.


Comentarios


El acusado del homicidio se negó a declarar