El aeroclub de Allen necesita volar bien alto





ALLEN (AA).- El aeroclub de Allen busca recuperarse de un mal momento. Hace poco una fuerte ráfaga de viento dio vuelta dos de los aviones escuela de la institución, ocasionándoles serios daños materiales. Para repararlos hacen falta 160.000 pesos y próximamente los integrantes de la organización realizarán un nuevo festival para reunir fondos y lograr que los históricos Colt Piper vuelvan a volar por el cielo valletano. El hecho que terminó con la rotura de los aviones sucedió el 7 de enero por la tarde. En ese momento un grupo de personas entre las que se encontraba un instructor de vuelo sacaron de los hangares tres aviones. Una de las aeronaves salió a volar y sobre la plataforma quedaron estacionados los dos aviones escuela Colt Piper PA 22. Si bien había pronóstico de tormenta para esa jornada, las personas que salieron a pilotear no creyeron que el viento iba a soplar con tanta furia. Lo cierto es que como si se tratara de una escena cinematográfica, un remolino “levantó” a los dos aviones y los dio vuelta, dejándolos con las alas en el suelo. Pese a la adversidad los miembros del Aeroclub Allen no bajaron los brazos, siguieron adelante y compraron otros dos aviones para la institución. Una de las aeronaves es un Cessna 172 con capacidad para cuatro tripulantes que proviene de Estados Unidos y está siendo armada en un taller de Tres Arroyos. El otro avión, un Colt Piper, fue adquirido en Chile. También existe la posibilidad de que se incorpore un avión a los hangares de Allen. Se trata de un Cessna 150 que pertenece al Aeroclub de Cipolletti y que luego de que sea refaccionado podría ser operado por el Aeroclub Allen. “La idea es poder recomponer la flota de aviones del club. Veníamos trabajando muy bien y al romperse los dos aviones de la escuela nos quedamos sin esta actividad”, contó Julio Contreras, presidente del Aeroclub Allen. Los dos Colt Piper PA 22 actualmente están en vías de reparación. Ambos fueron trasladados hacia un taller, en Buenos Aires, en donde se realizan trabajos de aeronáutica. “Los costos de reparación son elevados por el tiempo que demanda realizar las tareas sobre los aviones, que son prácticamente artesanales. Hay que cambiar las telas que llevan, enderezar hierros que se doblaron y colocar los parabrisas”, explicó Contreras. El arreglo de las dos aeronaves tiene un costo estimativo de 160.000 pesos. El festival aéreo que se realizará el fin de semana del 21 y 22 de este mes en la sede del Aeroclub Allen, tendrá como objetivo celebrar un nuevo aniversario de la institución pero principalmente buscará reunir parte el dinero que se necesita para la reparación de los dos aviones averiados.


Comentarios


Seguí Leyendo

El aeroclub de Allen necesita volar bien alto