El agua se suma a la carrera de las tarifas: subiría un 18% en Río Negro

El valor de una factura tipo pasará de 18,15 pesos a 21,41 con IVA incluido. ARSA planteó varias alternativas, como el aumento para todos o para un sector.



Una de las posibilidades que plantea ARSA es que la suba alcance a los que tienen cloacas, con lo cual los sectores más pobres no pagarían el aumento.
CIPOLLETTI (AC) – La empresa pública Aguas Rionegrinas SA (ARSA) le solicitó a su ente regulador, el Departamento Provincial de Aguas (DPA), un aumento de la tarifa igual o superior al 18% que le permita enfrentar los mayores costos que tiene desde la devaluación y seguir haciendo inversiones. Existen otras alternativas, como incrementar el precio del servicio de cloacas o los consumos más altos.

Las dos partes -la empresa de servicios y el ente regulador- pertenecen al Estado y son manejadas por funcionarios designados por el gobierno rionegrino. De hecho ARSA fue creada cuando, en 1998, se separó el negocio del agua y el saneamiento de la actividad estrictamente relacionada con los recursos hídricos, que quedó en la esfera del DPA.

El esquema funciona así: la empresa estatal es la comercializadora del agua y el sistema de cloacas, y el DPA su regulador.

Por ello el pedido de reconocimiento de costos fue enviado por el titular de ARSA, Fernando Erica, al superintendente del DPA, Mario de Rege.

De todos modos, De Rege le anticipó a este diario que no habrá resolución sobre el tema hasta que no se conozca el aumento de otras tarifas que avala la Nación.

A diferencia de otros servicios públicos regulados, en Río Negro el agua tiene una tarifa que hace que cuanto más metros cúbicos se consumen más caro es su precio.

Erica solicitó un aumento que, de mínima, alcance el 18%, lo que llevaría el precio de una factura de un cliente atendido con servicio de cloacas y con consumo mínimo de agua (menos de 35 metros cúbicos por bimestre) de 18,15 pesos a 21,41, incluido el IVA.

El planteo de que la recaudación no alcanza para financiar las inversiones que precisa el sistema rionegrino tiene un ingrediente: desde 1996 el DPA viene perdiendo fondos de las regalías hidroeléctricas, que son unos 16 millones de pesos por año.

Primero fue la operación de venta anticipada de regalías cobradas en especie (que está siendo investigada por la Justicia y la Legislatura) y luego, la entrega de ese dinero en parte de pago de créditos bancarios.

Actualmente, sólo un cuarto de esos fondos conforma el presupuesto del DPA, que utiliza 1,5 millones en su funcionamiento e invierte el resto en obras.

Erica planteó al DPA un par de escenarios posibles para no desfinanciar la empresa:

*Un aumento del 18%, como mínimo, para todos los renglones del consumo. Ello permitiría montar un plan de inversiones modesto.

*Una suba de la tarifa de los consumos mayores, identificados con los clientes con mayor poder adquisitivo.

*Dejar los precios como están en el servicio de agua potable e incrementar el de cloacas.

*Detener las inversiones, como una manera de evitar mayores gastos.

El reclamo de la empresa pública rionegrina se da en el contexto de los planteos de las grandes compañías nacionales de servicios. Por caso, Aguas Argentinas, que tiene la concesión del enorme mercado de la capital federal y el Gran Buenos Aires, reclama una suba de la tarifa del 42%.

Edersa, la distribuidora de luz rionegrina, espera que el Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE) defina un pedido de incremento de precios realizado antes de la debacle de diciembre.

Para la empresa de agua provincial, los aumentos en los combustibles, el cloro y otros químicos utilizados en el proceso de potabilización, además del aumento de 100 pesos en los salarios que dispuso el gobierno nacional (cuyo pago está siendo definido), son elementos que también suben los costos.

Claro que, por ahora, no ha sufrido las consecuencias de un aumento de la electricidad, indispensable para el sistema de bombeo.

El intendente general del DPA, Horacio Collado, adelantó ayer a “Río Negro” que no se tomarán mucho tiempo para definir si el agua aumentará en la provincia: la decisión estará la semana que viene.

Fuerte impacto para los bolsillos

CIPOLLETTI (AC) – Un aumento del 18%, que es lo mínimo que pretende ARSA, representaría un fuerte impacto en los bolsillos de los rionegrinos que, como el resto de los argentinos, observa con preocupación los incrementos reclamados por las empresas de teléfono, electricidad y gas. A diferencia de los otros servicios, el del agua es indispensable. Por ello, el intendente general del DPA, Horacio Collado, opina que en este tiempo de crisis hay que darles prioridad a las obras relacionadas con la potabilización, más que a los desagües cloacales.

Un cliente de un consumo menor de 35 metros cúbicos de agua por bimestre pasaría a pagar, con un aumento del 18%, 17,7 pesos cada dos meses, contra los 15 actuales. En las cifras no está consignado el IVA.

Los especialistas relacionan los consumos mayores con las familias de más ingresos. Claro que en esta zona del mundo el agua potable es utilizada para riego, única forma de combatir la desertización, y ello aumenta el precio de las facturas sin considerar clases sociales.

De todos modos, en las zonas más residenciales de las ciudades rionegrinas los aspersores se suelen mover, no por el caudal de las canillas sino más bien por bombas de agua subterránea.

Es poco sabido, pero la utilización de napa freática también tiene un precio (canon). Esa tarifa apunta a las industrias, más que a los hogares.

Si prosperara el pedido de aumento del 18%, los consumos de 65 metros cúbicos de agua de red por bimestre pasarían a pagar de 24,3 pesos a 28,8; los de 80 metros cúbicos, de 34,67 a 41,12; y los de 120 metros cúbicos, de 49,17 a 58,17 pesos. En estos números está incluida la tarifa correspondiente a las cloacas. La tarifa del servicio de desagües es el equivalente al 50% del valor del agua, con un tope que es ahora de 10 pesos.

Convocatoria pública contra el tarifazo

ROCA (AR).- Seguros de que las empresas prestadoras de servicios públicos intentarán aumentar sus tarifas lo antes posible, desde Unter Roca se convocó a un abanico de entidades e instituciones para evaluar la posibilidad de evitar que los incrementos se hagan efectivos.

La reunión se realizará mañana a las 20.30 en el local que el gremio docente posee en San Juan y Gelonch.

De acuerdo a lo informado por el secretario general de la seccional roquense de Unter, Carlos Tolosa, “la intención es conocer la postura de todos los actores sociales, para aunar criterios y organizar una contraofensiva que eche por tierra las intenciones de los prestadores”.

Las instituciones

Algunos de los citados son la Pastoral Social, Asociación de Defensa del Consumidor, todos los sindicatos, miembros de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales, partidos políticos, agrupaciones de desocupados, Consorcio de Riego, colegios profesionales y distintos representantes religiosos. De todas maneras, Tolosa invitó a todos los interesados en participar a acercarse al local gremial.

Esperarán la postura de la Nación

El titular del DPA, Mario De Rege, admitió que existe un pedido de la empresa provincial pero aclaró que “no habrá resolución hasta que no se conozca el incremento que avale la Nación a igual solicitud de las concesionarias nacionales. Vamos a esperar porque es una circunstancia especial y general”, confió De Rege.

El funcionario rionegrino entendió que la solicitud formal sólo fue remitida por ARSA aunque igual necesidad de análisis tarifario corresponderá a varias cooperativas que prestan el servicio en Luis Beltrán, Lamarque y Jacobacci, como también, en Bariloche. La evaluación del DPA se centrará en un análisis de costos de la prestación de los servicios parar después avalar la recomposición tarifaria. De Rege no quiso precisar del esquema requerido por ARSA aunque admitió que la empresa planteó diferentes escenarios. (AV)


Comentarios


El agua se suma a la carrera de las tarifas: subiría un 18% en Río Negro