El agujero de ozono se achica gracias al esfuerzo global, dice la ciencia

Por primera vez en casi tres décadas, científicos estadounidenses documentaron una sensible baja en el peligroso adelgazamiento de la capa protectora sobre la Antártida; y aunque el año pasado creció, lo atribuyen a la coyuntural erupción del volcán Calbuco.





Científicos estadounidenses observaron las primeras señales de que el agujero de ozono comienza a reducirse y estimaron que podría cerrarse por completo a mediados de este siglo, según un estudio publicado en el último número de la revista “Science”.

Unas tres décadas después de que se prohibieran los químicos que destruían el ozono hay indicios de que ha comenzado un proceso de regeneración y que la capa se está estabilizando. “Podemos estar seguros de que las decisiones que tomamos han llevado al planeta por un camino de sanación”, señala Susan Solomon, principal autora del estudio.

El año pasado los expertos se habían mostrado frustrados por la enorme extensión del agujero, lo cual a la luz de la investigación fue un hecho sólo coyuntural. Ello porque el nivel récord de amplitud se debió circunstancialmente a la erupción del volcán Calbuco en Chile, a unos 100 km de Bariloche. Acerca de la incidencia de este fenómeno en particular, “Río Negro” consultó a su meteorólogo, Enzo Campetella, quien también desde Estados Unidos, confirmó esta posibilidad. (Ver recuadro)

El equipo en torno a Susan Solomon, del Instituto Tecnológico de Massachusetts estudió el grosor de la capa de ozono sobre la Antártida en septiembre desde 2000 a 2015. Cada año en primavera, el agujero se expande. Tras el largo invierno en el Hemisferio Sur, la radiación solar hace que se activen las sustancias que destruyen el ozono, que se han acumulado durante los meses de frío. En octubre se registran los niveles mínimos de ozono.

Los científicos descubrieron –de acuerdo al estudio publicado el jueves– que entre 2000 y 2015 el agujero se redujo en más de cuatro millones de kilómetros cuadrados, una superficie mayor a la de la India. El día en que se supera un determinado tamaño del agujero se ha ido postergando año a año, escriben los expertos. Además, pudieron demostrar que la reducción del agujero es atribuible en más de un 50 por ciento al retroceso de los químicos que lo provocan.

Fue a principios de la década de los 80 cuando se vieron los primeros signos de un agujero en la capa de ozono en la estratósfera –entre 10 a 50 kilómetros de altura–. En 1985 los científicos informaron de ello en la revista “Nature” y causaron una sensación en el mundo científico. Pronto fue evidente que los clorofluorocarbonados (CFC), que se usaban en la industria de la refrigeración y de propelentes de aerosoles, eran los responsables de este proceso.

Dos años después de la publicación, casi 200 países aprobaron en el Protocolo de Montreal una prohibición a largo plazo de estas substancias. Susan Solomon fue una voz cantante gracias al aporte de sus estudios.

“La ciencia fue útil para mostrar el camino. Los diplomáticos, países y la industria fueron increíblemente buenos en establecer un camino para abandonar el uso de esas moléculas y ahora vemos que el planeta se recupera. Es algo maravilloso”, indicó.

Los expertos creen que el agujero no podrá cerrarse hasta mediados del siglo XXI debido a la larga duración de las sustancias que dañan el ozono.

Una triste historia

El descubrimiento

El agujero de la capa de ozono fue descubierto en 1984 y en 1987, con el Protocolo de Montreal, se determinó que los principales responsables eran los clorofluorocarbonos (CFC), una familia de gases que se usaban en la industria de la refrigeración, los aerosoles y la limpieza en seco, entre otros.

Los gases CFC duran entre 50 y 100 años en las atmósfera y con el tiempo alcanzan la estratósfera, dando comienzo al proceso de destrucción del ozono.

En 2009, la NASA mostró mediante un simulador que si se hubiesen seguido usando los gases CFC, el agujero de ozono habría cubierto todo el planeta.


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El agujero de ozono se achica gracias al esfuerzo global, dice la ciencia