El año consagratorio

Lio espantó a los detractores tras un 2012 fuera de serie.



#

Seguramente estos doce meses quedarán marcados a fuego en la vida de Lionel Messi. También de tantos argentinos que lo vieron brillar en diferentes estadios del país. Se terminaron los ‘peros’ y La Pulga tuvo el nivel del Barcelona con la camiseta albiceleste. Había tenido muchos momentos de crack pleno, aunque el ‘combo’ nunca se cerraba. Jugó una gran Copa América de 2007 pero perdió la final por 3-0; hizo enorme partidos en el último Mundial, pero no pudo marcar y se volvió en cuartos de final; fue el mejor durante la Copa América pasada, pero la frustración se repitió. Hasta que Alejandro Sabella le dio la capitanía y lo hizo amo y señor. Y Messi explotó. Jugó enormes partidos, consiguió sociedades y se consagró el 9 de junio en Los Ángeles, cuando le marcó nada menos que tres tantos en el 4-3 a Brasil. Ese día se metió de lleno en el corazón de los argentinos. Sus números son extraordinarios: 91 goles en todo el 2012, 12 en 9 partidos con el seleccionado (lleva un total de 31 tantos en Argentina). Su socio ideal en el equipo de Pachorra es su amigo Sergio Agüero. El Kun se destacó este año en el City, equipo al que le hizo ganar la Premier League cuando surgió en el descuento con un golazo. El ex Independiente se afianzó en el seleccionado, se entiende de maravillas con La Pulga y esa es una de las esperanzas camino a Brasil ‘14.

AP

La Pulga y el Kun, una sociedad de talentosos que mete miedo.


Comentarios


El año consagratorio