¿El Apertura será sólo cosa de "grandes"?

La efectividad será la principal virtud en el cierre del torneo.



La pegada magistral de Juan Román Riquelme para darle la victoria a Boca sobre Arsenal y dos jugadas aisladas por la punta izquierda de San Lorenzo para someter al débil Gimnasia jujeño fueron apenas chispazos que terminaron sirviendo a la causa para seguir en la punta del Apertura.

Se podrá poner sobre el tapete que a los "grandes" no les sobró tela para cubrir sus falencias, pero cuando un título está en juego a tan pocos capítulos para el final la fibra íntima de la moral futbolística les cede el paso a los necesarios y concretos tres puntos.

No hay mejor ejemplo que el "Ciclón" de Miguel Ángel Russo. La del domingo fue una victoria decididamente vital para un equipo que fue el mimado del ambiente, cuando mandaba en soledad hace no muchas semanas. El triunfo ante los jujeños sirvió no sólo para cortar con una racha de tres fechas sin alegrías sino también para volver a creer en su poderío, que ya había comenzado a poner en duda.

De todas maneras, el "Santo" deberá reencontrarse con otras virtudes. En el Parque Independencia, escenario de su próxima parada, lo espera Newell´s, que se estará jugando tal vez la última carta para seguir en carrera.

A Boca, con poco, le viene bastando. Le pasó ante Banfield y el domingo ante Arsenal. Pero parece tener más variantes. Cuando no aparece el cabezazo de Viatri, aparece Mouche o, si no, cuando se cree que no está en cancha, Riquelme dice "presente". El domingo ante Vélez su efectividad se pondrá nuevamente a prueba.


Comentarios


¿El Apertura será sólo cosa de "grandes"?