El aumento que pide ATE cuesta 10 millones por mes

Significa un 20% más en la masa salarial global.



NEUQUEN (AN).- El aumento salarial que la Asociación de Trabajadores del Estado pide al gobierno neuquino incrementará la masa global de remuneraciones en un 20%, es decir unos 10,1 millones de pesos más sobre los casi 50 millones actuales. En simultáneo, los aportes que realiza el Estado subirían 1,8 millones de pesos.

ATE solicita un aumento general y masivo de 250 pesos “remunerativos y bonificables” a los poco más de 40 mil estatales que cobran un sueldo promedio de bolsillo del orden de los 900 pesos mensuales. Sin embargo, el 65% percibe el mínimo de 500 pesos, según datos del gremio.

Los economistas de la CTA justificaron el pedido de “recomposición” en función de los ingresos extraordinarios de la provincia derivados de la mayor recaudación fiscal en general y en concepto de regalías hidrocarburíferas en particular. En efecto, un documento firmado por Horacio González y Luis Cabral rechaza los argumentos del gobierno (ver aparte).

Pese al promedio salarial global, en algunos “bolsones” de la administración central las remuneraciones son más altas, como son los casos del EPEN y de la unidad ejecutora de financiamiento externo donde los promedios son respectivamente de 1.511 y 1.628 pesos mensuales. En cambio, en el EPAS la media es inferior: 713 pesos mensuales por trabajador.

El titular de ATE, Raúl Dobrusín, dijo que una importante cantidad de trabajadores no figura en la planta. Habló de unos 3.500 empleados “fuera de cualquier control”, que desempeñan “tareas normales y habituales” y se trata de beneficiarios de la ley 2128 que llevan tres años como “empleados de planta permanente”.

El gremio ignora “qué pasa con los contratados: no se sabe cuántos son ni cuánto cobran, ni si están asimilados a las categorías de planta”. Dobrusín recordó que desde hace años no existen recomposiciones salariales ni recategorizaciones del escalafón público, e indicó que pese a los promedios generales de sueldos, existen “45 mil embargos a empleados públicos a razón de más de uno por cabeza, de financieras y casas de crédito por falta de pago”. Además, en mayo pasado hubo “4.200 estatales que no cobraron sueldo por la cantidad de descuentos que se les practican”.

Esa situación se arrastra desde la baja del adicional por zona en 1996, de la cual muchos “no se recuperaron”. Inclusive, la devolución dispuesta en marzo de 2003 “no alcanzó a paliar esa circunstancia” por la devaluación y el deterioro del poder adquisitivo del salario.

El Centro de Estudios Bonaerenses, dijo, en un documento sobre el “impacto en la Nación y en las provincias de la suba de sueldos”, que el aumento dispuesto por el gobierno nacional de hasta 150 pesos a los empleados con sueldos inferiores a los mil pesos, “ha provocado fuertes presiones sobre los gobiernos provinciales para que ajusten los salarios”. La caída del salario en 2002 fue de 36% respecto de 2001 pero en dólares, la baja se elevó al 70%. Alertó sobre cualquier aumento ya que la participación del gasto en personal es, en el presupuesto nacional, del 15% y en las provincias de un 56%. En Neuquén es casi el 50%.

En contra de los argumentos oficiales

NEUQUEN (AN).- La Central de Trabajadores Argentinos, CTA, en un documento firmado por su titular Horacio González, refuta los argumentos del gobierno para minimizar los reclamos salariales, y explica que existe un incremento de recursos del que “nada se dice”.

Los ingresos por recaudación fiscal, de acuerdo con la información proporcionada por los organismos oficiales, continuó en alza en el tercer bimestre del año, y en cuanto a regalías, ya con las liquidaciones de mayo y junio y la producción bimestral, ingresó el 20% más de lo presupuestado para el período.

Ese porcentaje representa más de 10 millones de pesos por mes adicionales a lo calculado, ya compensaría la recomposición solicitada por ATE para el conjunto de los empleados públicos.

Con esos datos y los de la coparticipación de impuestos, el diario “La Nación” analizó el lunes los incrementos salariales dispuestos por dos provincias petroleras, Santa Cruz y Chubut, con impactos del empleo público en sus economías similares a Neuquén.

En efecto, el gobernador Sergio Acevedo otorgó 200 pesos no remunerativos a los 40 mil empleados públicos mientras que su colega chubutense Mario Das Neves aumentó 40% los salarios del sector.

Curiosamente, en su edición de ayer, “El Cronista” incluyó a Jorge Sobisch en la nómina de los gobernadores que dieron aumento salarial al sector público.


Comentarios


El aumento que pide ATE cuesta 10 millones por mes