El Banco Central le puso otra mala nota al BPN

La entidad nacional le exige a las nuevas autoridades que regularicen las finanzas del banco, caso contrario, se tendrá que retirar del sistema financiero. Técnicos del BCRA rechazaron la propuesta presentada oportunamente por el BPN considerando la misma como "optimista" frente a los resultados obtenidos en el año. El informe del Central remarca, entre otras cosas, la falta de liquidez que presenta el banco y la caída de su patrimonio neto.



El Banco Central de la República Argentina (BCRA) instó al presidente del Banco Provincia del Neuquén (BPN), Luis Manganaro, a reformular y presentar a la brevedad un plan de regularización y saneamiento para la entidad provincial que se adecue a las disposiciones que hoy exige el sistema financiero nacional.

Han sido varias las veces que se escucharon las protestas de la entidad madre para con el banco provincial, lo que derivó en bajas calificaciones a la entidad.

De esta manera las autoridades del BCRA rechazaron los números presentados oportunamente por el BPN para poder funcionar en el mercado, lo que demuestra, en definitiva, los serios problemas financieros por los que está atravesando el banco provincial.

En este sentido, cabe destacar que si en los próximos días las nuevas autoridades del BPN no muestran los “números reales” de la entidad, difícilmente pueda mantenerse en el sistema ya que, para poder funcionar, necesitan estar encuadrados en las normas y requisitos técnicos que exige el Banco Central. El documento enviado por las autoridades nacionales (ver facsímil adjunto) resalta dos puntos en los que se encuentra comprometido el banco: la liquidez (falta de dinero disponible en el corto plazo) y la solvencia (patrimonio que respalde los préstamos).

En este sentido el BCRA destaca en su informe con fecha del 1 de marzo del corriente, entre otras cosas, que “los elevados índices de incobrabilidad erosionan significativamente el Patrimonio Neto, no previéndose la capitalización de la entidad mediante aportes genuinos de su accionista”. Para tener una acabada idea de lo que significa este concepto, hay que destacar que de los 280 millones de pesos que tiene prestados el banco a través de distintos créditos, cerca de 100 están considerados como irrecuperables.

Es decir que la incobrabilidad en el BPN alcanza al 35%, mientas que en un banco privado, por dar un ejemplo, ese índice no sobrepasa el 5%. “La única alternativa es poner en caja al banco y que salga a competir en condiciones de igualdad”, sentenció Luis Manganaro, al ser consultado por el tema. El funcionario remarcó que el informe presentado ante las autoridades del BCRA lo realizó la administración anterior “y han sido los técnicos del Central los que han señalado la inconsistencia de los números presentados”. Asimismo destacó que una de las salidas “para esta coyuntura y para que el banco pueda seguir trabajando en el sistema es pasarlo a una Sociedad Anónima”.

Remarcó que los problemas de liquidez ya fueron resueltos; “se encuadró con una caída en los prestamos otorgados y con el retraso en el pago de los proveedores”.

La otra campana

Un informe de Fiel dado a conocer a principios de diciembre del año pasado estimaba que, a pesar de los problemas que lo aquejaban, el BPN había iniciado un período de recuperación.

El diagnóstico se realizó a pedido de la administración del entonces gobernador Felipe Sapag y la tarea de analizar la situación de la entidad bancaria provincial fue realizada por el economista Daniel Artana, junto con Ricardo López Murphy y Luis Soto.

Los resultados de este informe fueron dados a conocer en esa fecha por el presidente del BPN, Omar Negretti y por el mismo Artana, quienes destacaron que en 1995 la administración de Felipe Sapag había recibido “un banco descapitalizado, con una cartera irregular subestimada y 75 millones de pesos de pérdidas”.

Esta situación había variado sustancialmente con el correr de los años, hasta desembocar en 1999, momento en el cual había conseguido pasar de la crítica situación inicial antes planteada a tener un patrimonio real de 42 millones de pesos.

Pedirán a los municipios neuquinos equilibrio en sus presupuestos

NEUQUEN (AN).- El director de Políticas Fiscales Rubén Flores afirmó ayer que el ministerio del Interior está dispuesto a colaborar para solucionar el problema de la deuda que tienen los municipios neuquinos, aunque aclaró que como contrapartida deberán existir “compromisos y políticas concretas” para equilibrar los presupuestos comunales.

El funcionario nacional que depende de la secretaría de Provincias llegó ayer a esta ciudad para monitorear el estado de cuentas de las localidades del interior provincial. Junto con un asesor y con la directora de Municipalidades, Encarnación Lozano, trabajó durante la tarde en base a información que había solicitado con anterioridad. Entre otros datos, el estado de deuda, el monto de la masa coparticipable, el presupuesto y la masa salarial.

“Estamos analizando la información para luego hacer un diagnóstico; en función de este diagnóstico serán las herramientas o propuestas que podremos acercar para buscarle una salida”, dijo Flores.

Sin contar Neuquén capital y Plottier, las comunas en su conjunto suman una deuda de 15 millones de pesos. Algunas localidades además afrontan un déficit estructural que no logran revertir. Para Flores, tanto el stock de deuda como el déficit “deben ser encarados en forma conjunta”. Se podrá resolver la problemática de la deuda, pero si “dejamos de lado el déficit no estamos resolviendo nada”.

Aclaró en ese momento que el ministerio del Interior de la Nación está dispuesto a colaborar en la búsqueda de una salida a la deuda “pero obviamente debe estar atado a algún tipo de compromiso y a políticas concretas a los fines de resolver los problemas presupuestarios”.

Es la primera vez que el ministerio del Interior se plantea una solución integrada para el conjunto de los municipios de una provincia. Según Flores, las experiencias anteriores se hicieron individualmente. “Hay municipios que van a pedir ayuda; les pedimos la información y que se pongan a pensar en políticas concretas de gastos, recursos, de endeudamiento que ayuden a superar la dificultad actual”.

Flores prefirió no entrar en el terreno de si 15 millones -monto total que se estima deben los municipios del interior- es una suma que Nación podrá afrontar o no, y sí entrar en el campo del análisis de “cómo está conformada esta deuda, qué exigibilidad tiene, qué vencimientos, porque atrás de esos 15 millones están los problemas de políticas que están faltando”.

En cuanto a las posibles soluciones, indicó que el programa de refinanciación de deuda que acordó Nación con Neuquén está en el ámbito del ministerio de Economía. “Este es el ministerio del Interior, que es más político y no tendrá la misma solución, aunque le demos la mayor racionalidad posible”. De todos modos, reiteró que la herramienta para la solución de la deuda “dependerá del diagnóstico que ahora estamos haciendo”.


Comentarios


El Banco Central le puso otra mala nota al BPN