El bebé abandonado se recupera

Permanece en la sala de neonatogía del Zatti. Pesó 3 kilos 800 gramos y se alimenta a mamadera.



#

El bebé permanece en el hospital Zatti. (Foto: Archivo)

SOCIEDAD

Un llanto de vida despertó ayer a Viedma en su día aniversario y conmovió a toda la comunidad.

Un bebito recién nacido fue encontrado adentro de una caja de cartón, desnudito, envuelto en un pantalón de joggin y un toallón. Desde que ingresó al hospital con un leve grado de hipotermia fue internado en la sala de neonatología donde se recupera rápidamente.

Pesó tres kilos 800 gramos es alimentado con mamadera y los estudios que se le practicaron tuvieron todos resultados satisfactorios, según explicó el médico Gastón Peralta a cargo de la dirección del hospital Zatti.

Agregó que de acuerdo al informe del pediatra que lo atendió se trata de un bebé a término y con signos de haber nacido pocas horas antes de haber sido encontrado.

Habían pasado unos minutos de las siete de la mañana y recién estaba aclarando la mañana de ayer, en medio de una ciudad prácticamente sin movimiento por el asueto dispuesto en el marco del aniversario de la fundación de Viedma y Patagones.

Un vecino del Lavalle a quien una dolencia no lo había dejado descansar esperó la primera hora para recurrir al Centro de Salud del barrio en busca de atención.

Llegó a la salita y antes de abrir la puerta de reja se encontró con una caja de cartón de la que surgía un llanto de bebé como anunciando que allí estaba, bajo el frío de la mañana de apenas siete grados y cinco de sensación térmica, tal vez mucho menos a la intemperie.

El impacto fue tal que el hombre ni alcanzó a leer el cartel que anunciaba “hoy no habrá atención por asueto aniversario”. Sólo atinó a correr la cuadra y media hasta la comisaria y anunciar el insólito y conmovedor hallazgo. En segundos el personal femenino cobijó a la critura entre sus brazos con ropa que se sacaron y lo mantuvieron cerca de los calefactores para darle el mayor calor posible. El llanto del varoncito de tres kilos animó a los uniformados tan conmovidos como nucleados a su alrededor. Lloraba y estaba vivo, eso era lo importante.

La sirena de la ambulancia atravesó la ciudad y en minutos llegó al hospital, donde el bebé recibió las primeras atenciones médicas, a las pocas de haber abierto sus ojitos al mundo.

DeViedma


Temas

Viedma

Comentarios


El bebé abandonado se recupera