El BID debate ayuda para el desarrollo

El 20% de la población del mundo sobrevive con un dólar diario, dijo el organismo



PARIS.- El Banco Mundial debate desde ayer, en París, nuevas fórmulas para hacer más eficaces las políticas de ayuda al desarrollo, ya que el 20% de la población mundial sobrevive con menos de un dólar al día y la globalización aumenta el abismo entre ricos y pobres.

En la Conferencia “ABCDE” (“Annual Bank Conference on Development Economics”), expertos internacionales revisarán durante tres días los errores de la política de desarrollo aplicada durante los últimos cincuenta años que, según los analistas, ha sido “un fiasco”.

Los datos hablan por sí solos: uno de cada cuatro niños en el mundo sufre desnutrición, dos de cada diez personas subsisten con menos de un dólar diario y Africa (continente de los desheredados por excelencia) es más pobre hoy, en el umbral del siglo XXI, que en los años sesenta.

Aunque es verdad que globalmente el mundo es ahora más rico con un crecimiento sostenido y una floreciente “nueva economía”, es cierto también, según los expertos, que la globalización ha agudizado las diferencias entre países y ahondado la fractura social dentro de las mismas naciones.

Así, si hace cuarenta años la diferencia de renta era 30 veces superior en los países ricos con respecto a los pobres, en 1995 esa distancia era 82 veces mayor.

¿Cómo repartir mejor los frutos de la expansión económica? y ¿cómo recuperar a los excluidos? son dos de las preguntas a las que tratarán de encontrar respuesta hasta el próximo miércoles expertos venidos de todo el mundo, la mayoría economistas.

De partida, según los analistas, dos puntos están claros: Primero, que la ayuda económica al tercer mundo ha servido en muchos casos para enriquecer a los círculos de poder y a financiar proyectos grandiosos e inútiles. Segundo, que las políticas de inspiración liberal basadas en los ajustes y la austeridad presupuestaria dan resultados, pero con un elevado coste social que, aseguran, es contraproducente.

“Sabemos que la estabilidad macroeconómica, la liberalización y las privatizaciones son importantes, pero insuficientes”, subrayó el presidente del Banco Mundial, James Wolfensohn, en su discurso de apertura de la Conferencia “ABCDE”.

Llamó la atención en que “el desarrollo tiene múltiples facetas” y, aunque reconoció que “hacer funcionar los mercados ayuda a reducir la pobreza”, instó a construir “un entorno social sólido”. (EFE)

Agenda común para la salud

WASHINGTON.- El Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) suscribieron ayer un acuerdo para formular una agenda común con la que contribuir a la mejora de las condiciones de salud y los servicios sanitarios públicos de América Latina y el Caribe.

El programa ha recibido el nombre de “Agenda compartida para la salud de las Américas” y con ella se coordinarán los esfuerzos de las tres instituciones para mejorar las condiciones de salud de los grupos más vulnerables de la población y promocionar la calidad y el acceso equitativo a los servicios de salud.

Esa colaboración se centrará en mejorar la salud del 33 % más pobre de América Latina . (EFE)

Reducir la pobreza, lema de la Cumbre Social

GINEBRA.- La reunión extraordinaria de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el desarrollo inició ayer sus trabajos con la firme advertencia de su secretario general, Kofi Annan, de que reducir considerablemente la pobreza es algo posible.

Al abrir la llamada “Cumbre Social de la ONU”, Kofi Annan calificó la miseria que azota a centenares de millones de habitantes de este planeta como “un insulto para la Humanidad” y dijo que nadie puede permanecer indiferente ante esta realidad.

Pero cinco años después de la Primera Cumbre sobre el Desarrollo Social, en Copenhague, en la que se decidió dar máxima prioridad a las necesidades básicas de los seres humanos, muchos temen que la comunidad internacional no dé a los pobres más que palabras de solidaridad.

Nuestra sociedad está enferma porque no se preocupa de todos los que la componen, vino a decir Kofi Annan, porque no da a centenares de millones de sus miembros la educación, el empleo, los alimentos y la salud que necesitan para una vida digna, y por tanto los margina.

Al presentar el informe conjunto se recordó que “es posible reducir la pobreza en el mundo”. (EFE)


Comentarios


El BID debate ayuda para el desarrollo