El bloque oficialista, a un paso de la fractura

El vicegobernador objetó los agravios “cínicos” en contra.



#

La semana próxima se fracturará el bloque oficialista. Ese quiebre se resolvió ayer, después de la dura crítica del mandatario Miguel Saiz a su vicegobernador Bautista Mendioroz, quien calificó como “desmedida” la reacción del gobernador y “digna de mejor causa” aunque también entendió que explica “la talla de la gravedad de la cuestión” (por las auditorías a las obras escolares). Aclaró que no será “instrumento del ocultamiento y obstrucción”. En los hechos, este enfrentamiento interno materializará la división del bloque radical, que preside Adrián Casadei. “Sólo queda formalizar quiénes se van”, admitió ayer un integrante de la bancada. Los cinco saiztas -María Inés García, Marta Milesi, Patricia Ranea, Graciela Di Biase y Jesús Zuain- no quieren abandonar lo que sería “la bancada del oficialismo”. La próxima semana, al margen de los modos, el bloque de 17 diputados quedará dividido: cinco saiztas, 11 radicales opositores y, seguramente, Elbi Cides planteará su propio destino. Anteanoche, Saiz había dicho que su vice “sólo siembra dudas y sospechas” sobre sus funcionarios, pareciéndose –cada vez más– a Elisa Carrió. “Está ciego -agregó- por su candidatura” para el 2011 y no “construye consensos” sino que “trabaja en la destrucción de 30 años” de la UCR rionegrina. Antes, Mendioroz había criticado al gobierno después de que el ministro César Barbeito lo acusara por alentar el proceso de auditorías a las obras de Educación. En su “Carta Abierta al gobernador”, Mendioroz confesó que no pudo “definir si es mayor el asombro o la tristeza” frente a los dichos de Saiz cuando sólo se defendió de “los cínicos agravios” de Barbeito. Le hubiera “gustado” –dijo– verlo “con tanta energía ante algunos de los serios problemas” de Río Negro. Se desvincula del pedido de informes pero destacó que ese trámite puso “al descubierto una perversa modalidad” en Educación: “primero hacer las obras y luego licitarlas”. La reacción de Saiz –agrega– expone “la talla de la gravedad del tema. No disfruto con el sufrimiento de nuestro gobierno” pero “no voy a ser instrumento del ocultamiento y la obstrucción”. En cambio, Mendioroz consideró que el gobernador encontró “una excusa para enmascarar una decisión añeja y premeditada”, entendiendo de que se trata de la “ruptura que viene anunciando en privado”. “Me acusa –agrega– de estar ciego por mi candidatura” cuando fue “su pretensión de eternizarse en el poder la que ha sometido a una tensión insoportable al sistema constitucional rionegrino”. Responde también a las acusaciones de Saiz de que “no habla con la gente” cuando “no hay un solo funcionario de su gobierno, ni dirigente radical con más contactos”. Lamentó que el gobernador no lo haya podido advertir, “desde su despacho”. Mendioroz aseguró que no lo ofende que lo acuse de parecerse a Carrió, a la vez, que defendió el Acuerdo Cívico y Social con esa dirigente y el partido radical. El vicegobernador replicó a la asociación de Saiz al proyecto “incluyente” con Ferreira y Chironi. Mendioroz dijo que prefiere “estar afuera” si para ser “incluido tengo que resignar determinadas convicciones”. Advirtió que la “historia” mostrará si el radicalismo se está “destruyendo por mi candidatura” o “la falta de rumbo y la persistencia en los errores de la gestión” de Saiz. Pidió que no siga pensando que “el infierno son los otros” y reafirmó su disposición a reconstruir “los puentes que usted ha dinamitado”.

Concertación desmembrada. Los 19 miembros iniciales llegarán al final de sus mandatos integrando cinco bloques diferentes.


Comentarios


El bloque oficialista, a un paso de la fractura