¿El BPN asociado al HSBC?

Cualquier ciudadano atento a la evolución de los asuntos públicos recibiría hoy con satisfacción un informe del banco neuquino sobre los trabajos de Silvarredonda.



#

OPINIÓN

El Banco de la Provincia del Neuquén aplicó la política del silencio, siendo su presidente el hoy candidato a gobernador por el Movimiento Popular Neuquino, Omar Gutiérrez. Lo hizo cuando este diario publicó que el funcionario encargado de la oficina de control de lavado de dinero del BPN, Rubén Silvarredonda había sido castigado con una cuantiosa multa por faltar a sus deberes cuando, años antes, estaba a cargo de funciones similares en el Hong Kong Shanghai Bank Corporation (HSBC). La multa, de 64 millones de pesos, fue aplicada en forma conjunta al banco y al funcionario en cuestión por la Oficina de Información Financiera (UIF). Ahora resulta que en estos días la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), denunció la existencia de 4.040 cuentas no declaradas de contribuyentes argentinos en Suiza. Naturalmente, cualquier ciudadano atento a la evolución de los asuntos públicos recibiría hoy con satisfacción un informe del banco neuquino sobre los trabajos de Silvarredonda.

La sospecha se alzó cuando, conocida la noticia de la multa aplicada en Buenos Aires, “Río Negro” supo que Silvarredonda había dejado el HSBC y llevaba tiempo en el BPN, con las mismas funciones que había incumplido en el banco británico.

Resultó entonces que, en la oficina de Rivadavia 370 donde debía estar, ya no estaba. Y no solo: no pudo ser habido en Neuquén, ni en ninguna parte. Tampoco se pudo obtener del banco información alguna respecto del volátil experto en lavado de dinero.

Gutiérrez está a tiempo todavía -nunca es tarde cuando la dicha es buena, y lo es, ahora que es candidato a gobernador por el partido que gana siempre- de decir lo que sepa sobre el caso Silvarredonda. De paso, vendría bien que, de una vez, aportara la información que tenga respecto de la estafa de Temux. Dijo una vez al periodismo “de eso no hablo”, pero debe entender que la difusión de información de interés público no está sujeta a lo que decida un funcionario. Es un deber. Lo era cuando Gutiérrez, designado por Jorge Sobisch, presidía el banco, y lo es mucho más ahora cuando, si la suerte lo acompaña, llega a ser gobernador de la provincia.

De Ginebra a Neuquén

Este diario publicó información abundante sobre el caso el 11 de setiembre del 2013. Esa nota se refirió entonces al caso de Hervé Falciani, un funcionario del HSBC con asiento en Ginebra que huyó a París -porque, declaró, lo iban a matar- llevándose los datos encriptados de unos 130.000 cuentahabientes, muchos de ellos franceses. Las autoridades francesas le dieron generosa protección porque tenía un explicable interés en contar con esos datos.

De esa lista, que Fanciani entregó al gobierno galo, salió la de 4.040 presuntos argentinos a la que se refirió el jefe de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Ricardo Echegaray. En la capital neuquina hay una oficina de la AFIP con jurisdicción en las provincias de Neuquén y Río Negro. No sería aventurado suponer que el azaroso paso de Silvarredonda por el BPN haya despertado allí el interés suficiente como para iniciar una investigación. Seguramente, Gutiérrez podrá aportar información valiosa.

Jorge Gadano

jorgegadano@gmail.com


Comentarios


¿El BPN asociado al HSBC?