“El buen sistema de salud neuquino es recuperable”



En el diario “Río Negro” on-line del miércoles 9 de noviembre pasado, la Dra. Gabriela Luchetti, entrevistada sobre la crisis que atraviesa el sistema de salud de Neuquén, indica que antes de los 90 casi no había salud privada en Neuquén, destacando que el servicio era brindado por el Estado provincial y se basaba en un sistema de programación, de diagnóstico de la situación y de cobertura de las necesidades. La profesional, jefa del servicio de Ginecología del Hospital Castro Rendón, pone de manifiesto que luego de 1990 se generó una política de desinversión de recursos técnicos y humanos en la salud pública provincial; se transfirieron desde el Estado tratamientos a la medicina privada mediando una ausencia de control por parte del ISSN respecto de los precios de las prestaciones, todo lo cual provocó una lenta pero constante fuga de los profesionales médicos del área de la salud pública a la medicina privada. Lo expuesto coincide con una breve pero sustanciosa nota publicada el 15/8/2005 en el diario “Clarín” on-line por el periodista Osvaldo Ortiz, donde se señala: “El plan de salud neuquino que se inició en 1970 tuvo resultados espectaculares y bajó la mortalidad infantil de casi un 160‰, a un 9,6‰… No se basó en servicios complejos sino en la atención primaria. La prioridad fue siempre personal y equipamiento básico… En mayo del año pasado el entonces gobernador, Jorge Omar Sobisch, anunció que otorgaría aportes de fondos al sector privado, ‘porque tenemos tan buen servicio de salud, que los privados se están fundiendo y debemos revertir esa situación’… Si bien los paros agudizaron el colapso, ya antes de junio el sistema de salud se había convertido en un ‘buen cliente’ del sector privado. En cinco meses se pagaron por derivación de pacientes, compra de medicamentos y otros insumos más de $ 5,6 millones… El médico Roberto D’Angelo, del hospital central de Neuquén, opina que ‘los enfermos en tratamiento, que reciben el turno en cada visita, prácticamente no dejan lugar a los que llegan eventualmente’ y que ‘faltan profesionales en áreas críticas y básicas como clínica médica, hematología, neurología y ni hablar del área de salud mental’” (www.clarin.com.ar). En la actualidad la situación del hospital público es insostenible. Obviamente de seguir la línea de falta de estímulos idóneos al elemento humano, que día a día pasa a formar parte de algún establecimiento privado, y mientras no se instalen los elementos técnicos esenciales, particularmente en el interior provincial, el pronóstico está lejos de ser auspicioso. De todas maneras coincido con la Dra. Gabriela Luchetti cuando afirma que, a pesar del momento crítico que vive la salud pública neuquina, el buen sistema tan añorado es recuperable, pues con una generosa inversión estatal en salarios y tecnología se podría salir adelante. Sin duda que el Estado debe poner los mejores esfuerzos en esta materia –y no dudo que lo hará–, pues ante la situación de carencia económica y laboral el acceso a la medicina privada es prohibitivo para el hombre de a pie y su familia y por ello son necesarios los recursos que invierta la provincia en este servicio. El hospital público, con el aporte incansable de sus profesionales médicos, se ocupará de satisfacer los reclamos de salud de pueblo neuquino. Héctor Luis Manchini, DNI 7.779.947 San Martín de los Andes

Héctor Luis Manchini, DNI 7.779.947 San Martín de los Andes


Comentarios


“El buen sistema de salud neuquino es recuperable”