El camino de la prudencia



NEUQUÉN (AN).- Tal vez pueda sonar un poco exagerado, pero en esta instancia de juego electoral el radicalismo neuquino parece haber recordado aquel viejo adagio de que “quien se quema con leche una vez, ve una vaca y llora” y ha optado por la prudencia. No quiere meterse de pies y cabeza en alineamientos nacionales que después lo dejen mal parado, como le pasó por comprar al contado la Concertación Plural que le vendió el ex presidente Kirchner en 2007. Operación en la que, hay que decirlo, ofició de asesor el vicepresidente Julio Cobos. El oficialismo partidario hoy es encarnado por el intendente Martín Farizano, quien se ha hecho fuerte la coalición con que gobierna la ciudad y, no sin sobresaltos que él se empeña en minimizar, en sobrellevar su relación con el Deliberante. Farizano hasta el año pasado se quejaba de que muchas de las obras que hacía -pavimentado de calles, entre ellas-, debía afrontarlas con fondos propios porque no le llegaba el prometido desde Nación. Pero hoy asegura que será el candidato a gobernador de la oposición y con la misma certeza sabe que si en el intento no tiene el respaldo del peronismo-kirchnerismo, sus posibilidades se desmoronarían estrepitosamente. De ahí que se muestra muy medido al opinar de la Casa Rosada y si bien sin sacar los pies del plato radical, pregona ser menos confrontativo con el gobierno nacional. En una verdadera incógnita saber qué actitud asumirá “Pechi” Quiroga respecto de su relación -parecía inquebrantable-, con Cobos. Pero de sus palabras puede interpretarse, de mínima, un cierto desencanto. “Nosotros tenemos muy poca incidencia a nivel nacional”, dijo el farizanista Alejandro Vidal, quien desde el 16 de enero y por dos años presidirá la UCR en Neuquén. Naturalmente, tocan la misma sinfonía con el candidato a gobernador y caminan ambos por la delgada línea que los obliga, mirando las elecciones provinciales, a no desequilibrar ni hacia adentro ni hacia afuera del radicalismo. Quiroga no se decide a dar un paso hacia fuera, esto sería presentarse como candidato a intendente por Nuevo Espacio Neuquino, partido en formación. En el entorno que lo acompaña desde sus épocas de exclusivo liderazgo del radicalismo en Neuquén, no descartan ponerle la camiseta partidaria y anotarlo en la competencia por la intendencia de la ciudad. En política todo es posible.


Comentarios


El camino de la prudencia