El caño que expulsa aguas servidas





CIPOLLETTI (AC).- Al menos la mitad de los líquidos cloacales que genera la ciudad de Cipolletti se tiran totalmente crudos al río. Muy cerca de la Confluencia de los ríos Limay y Negro, sobre la margen norte, un gran caño expulsa diariamente cientos y cientos de metros cúbicos de aguas servidas (foto). Casi escondido en medio de la vegetación, el olor nauseabundo que despiden los deshechos contrasta con el paisaje que se abre hacia el río. Incluso, los trabajadores de las chacras cercanas sufren la exposición al vaho. Cuando se inauguró la planta procesadora de líquidos cloacales, a fines del 2006, en la zona este del ejido cipoleño, la promesa fue que en breve se iba a construir la segunda etapa. Las dificultades de funcionamiento de las piletas de oxidación que obligaron a sucesivas inversiones de dinero y los cuestionamientos por el lugar donde estaban emplazadas han demorado una solución que es indispensable para comenzar a sanear el río. El intendente Abel Baratti aseguró en varias oportunidades que la contaminación es uno de los temas de la agenda con su par neuquino Horacio Quiroga. La planta de esa ciudad, ubicada en la calle Tronador, fue considerada por los funcionarios cipoleños como otro de los puntos que aporta elementos contaminantes al río Negro.


Comentarios


El caño que expulsa aguas servidas