El capitán del barco

Juegue donde juegue, Fernando Fernández se las ingenia para ser pieza clavede Deportivo Roca.



#

argentino b

Andrés Maripe

Pelota dominada, ojos bien abiertos, frente en alto. Fernández es el referente del Depo.

“En Los Andes llegue hasta jugar de stopper, marcábamos con línea de tres. Acá, Ricardo (Pancaldo) me puso un par de veces de ‘5’ y también jugué de volante por derecha y por izquierda. Ahora Diego (Landeiro) me pidió que hiciera de delantero. Yo con tal de jugar, lo hago en cualquier lado, hasta en el arco”.

Así es Fernando Fernández. La versatilidad del capitán le ha solucionado muchos problemas al DT Diego Landeiro para que Deportivo Roca esté otra vez en la parte final de la temporada.

–Y ahora que está suspendido Cabral… ¿quién va a jugar de delantero?, le preguntó “Río Negro” al técnico. – El Tanque…, respondió Coco. El Tanque es FF.

“Ya lo había planteado Coco antes del partido en Trelew, que si un día llegara a faltar Joaquín sea yo quien ocupe su lugar. Ya lo hice ante Independiente y parece que el domingo me va a tocar otra vez”, cuenta Fernández. Es que Cabral llegó a la décima amarilla y estará afuera por dos fechas. “Si bien me gusta jugar arriba, perder a Joaquín por dos partidos, para nosotros va a ser duro porque lo necesitamos mucho”.

El capitán es uno, sino el máximo referente que tiene este plantel, que ya se prepara con vistas al partido ante Tiro Federal, el domingo en el Maiolino por un lugar en las semifinales.

–¿Puede ser tu mejor temporada desde que estás en Roca?

–No lo sé. Sí siento una mayor responsabilidad por ser uno de los más grandes del plantel, la experiencia, el ser capitán. Pero hay algo que yo remarco siempre: sino uno no se apoya en los compañeros y en este gran cuerpo técnico, lo que haga uno en lo personal no sirve de nada. Los principal es lo que ha hecho Diego. Su trabajo en el club permitió que los chicos volvieran con muchas ganas. Las pautas son las mismas para todos, para los más grandes y para los chicos. El ejemplo más claro es el de Juanchy Cifuentes. Él a principio de año decidió irse, le tocó volver y Coco, que había respetado su decisión, lo puso a jugar en la Liga y cuando lo necesitara lo iba a llamar. En estos últimos dos partidos, Juanchy fue titular y pareció que había jugado todo el campeonato con nosotros. Hay un montón de chicos a los que le ha tocado entrar y han sido de gran ayuda para el equipo. Todo es gracias a la confianza que te da el cuerpo técnico.

–La apuesta de Coco con los juveniles dio sus frutos…

El proyecto que tenía Diego sobre mirar hacia los juveniles, se justifica hoy. Landeiro sabía que para llegar hasta donde estamos los iba a necesitar, por lo acotado del plantel. En estos partidos definitorios, se ha dado que hemos perdido alguna pieza del equipo y siempre ha habido uno de los chicos para reemplazarlo y no desentonar.

Fernández tiene una gran admiración y una larga amistad con Landeiro. Fueron compañeros en Independiente de Neuquén antes de que Coco colgara los botines, incluso Fernando fue su suplente en los primeros tiempos en el Rojo. “Era un jugador muy bicho. Como el ‘Chino’ (Leandro) Puig, uno creía que se la iba a sacar, pero arrancaba de repente, te hacía una finta y te dejaba pagando”.

Poco después, Landeiro, quien había jugado en Villa Mitre, lo recomendó en el equipo bahiense. “Coco es muy confidente del jugador. Sabe las cosas buenas y las cosas malas, es compinche. Cuando éramos compañeros hasta una vez a la semana jugábamos al paddle. Ahora, ya como técnico, la relación en el trabajo es muy profesional pero la amistad no se altera. Me ha elegido como su capitán en este equipo. Son muchas las cosas que hemos venido compartiendo juntos.

–A pesar de la crisis presupuestaria a comienzo de año, el proyecto siguió en pie. Se dudó en algún momento?

En lo personal no. Tanto Ricardo como Diego tienen una mentalidad ganadora y estaba tranquilo porque veníamos trabajando bien. Los que dudaron no están dentro de este plantel. Clasificamos al cuadrangular con seis fechas de anticipación y ahora clasificamos a la tercera ronda jugando en un gran nivel. En casa superamos a los tres rivales que nos tocaron y a todos les marcamos al menos tres goles.


Comentarios


El capitán del barco