El ‘capo’ del barrio

Independiente le ganó el clásico a Racing, con gol de Jairo Castillo.



Independente volvió a ser una fiesta. Una ‘Doble Visera’ repleta fue testigo del triunfo ‘rojo’ en el clásico ante Racing por 1 a 0 y le propinó la quinta caída consecutiva a la ‘Academia’ en el torneo. El colombiano Jairo Castillo marcó el único gol y de dio la victoria a un equipo que parece ir encontrando el rumbo en este Apertura. La nueva derrota profundiza la crisis de un Racing desconcertado, derrumbado anímicamente, sin ideas para revertir su caída libre. Independiente prevaleció levemente al comienzo, Insúa era el eje de todo el juego, Hernán Losada su mejor interlocutor y el ataque se apoyaba principalmente en las proyecciones de Renato Riggio y Jorge Martínez por derecha. Pasada la mitad de la etapa inicial la cancha se inclinó hacia el arco de Cristian Lucchetti, pero ni Independiente ni Racing, con su pobreza de recursos ofensivos y su excesiva cautela, produjeron un espectáculo digno. El equipo de Fillol evidenció graves limitaciones a la hora de atacar, dependió exclusivamente de un intermitente Lisandro López, muy desconectado del inoperante Martín Cardetti. En el período complementario, Independiente cayó en la misma confusión que su rival, ya no procuraba el juego asociado, mientras que Racing se adelantaba en el terreno unos metros, pero sin ser incisivo. La diferencia radicó en que el dueño de casa fue más inteligente al atacar por el lateral de un muy permeable Javier Pinola, por donde se abrió una grieta enorme a los 12 minutos. Por allí se filtró Lorefice, cuyo centro encontró a Castillo, que sin custodia y con un tiro suave y rasante quebró el cero. En desventaja, Racing volvió a ser la pálida imagen de las últimas fechas. No tuvo patrón de juego y fue puro pelotazo. El local tuvo chances de liquidarlo pero no fue preciso. Ganar por apenas un gol no fue lo que más le importó a la gente de la ‘Doble Visera’. El ‘capo’ del barrio esta vez se vistió de rojo.

¿Se va el ‘Pato’?

El aún entrenador de Racing Club, Ubaldo Matildo Fillol, pidió después del partido “tranquilidad para no reflexionar en caliente” sobre su continuidad al frente del primer equipo del club Avellaneda. El “Pato” admitió que descuenta un inminente encuentro personal con el gerenciador de Racing, Fernando Marín, para analizar el crítico momento futbolístico del conjunto albiceleste y, probablemente, su vínculo en la conducción de La Academia. “Veremos si hay una reunión. Pero no es conveniente que hable ahora. Ganas de seguir en Racing me sobran, pero esto hay que reflexionarlo en otro momento” dijo al despedirse con el rostro desencajado, con indisimulables gestos de malestar.


Comentarios


El ‘capo’ del barrio