El carnaval desbordó el velódromo

Miles de barilochenses disfrutaron de los espectáculos con ritmo, brillo y color. Cerró el lunes en el gimnasio céntrico.



1
#

2
#

3
#

La murga del Tomate, contagió su alegría en el velódromo municipal. Fotos: Alfredo Leiva

CIERRE EN BOMBEROS

El éxito del carnaval popular de Bariloche no tiene precedentes. El velódromo desbordó el sábado y domingo miles de personas también disfrutaron de los espectáculos de las murgas y comparsas de los barrios que deleitaron con su ritmo.

El predio del velódromo parecía quedar chico el sábado cuando se congregó la mayor cantidad de público a disfrutar del carnaval de Bariloche que terminó este lunes con más propuestas de candombe y murga pero esta vez bajo techo, en el gimnasio Pedro Estremador (Bomberos).

En el cierre se entregaron premios y distinciones a todas las organizaciones que participaron del popular evento que tuvo su inicio una semana atrás con un desfile en calle Onelli, luego se trasladó al microcentro en calle Mitre y continuó con dos días a pleno ritmo en el velódromo municipal.

El domingo las familias se congregaron en las gradas del velódromo en busca de un espacio verde y sombra para apaciguar el calor, mientras que los más chicos aprovecharon el amplio espacio para jugar con espuma y bailar al ritmo de las murgas que se presentaron frente al escenario.

Un destacado paso tuvo la murga del Tomate, de Crearte que contagió su alegría al público y luego deslumbró la coordinación y el brillo de la comparsa 6 Manzanas con sus bailarines cargados de lentejuelas y plumas. La grilla siguió con la experimentada murga Los herederos del Kazó.

Este lunes, bajo el techo del gimnasio Pedro Estremador la grilla se inició a las 18 con la murga Pasión verde y amarillo, desfilando la rotonda, murga del Tomate, comparsa Alfa, Arrayanes, murga Salto de alegría y El farolito de los callejeros.

Siguen los herederos del Kazó, la comparsa 6 Manzanas, La negra murguera y comparsa Las Quintas.

DeBariloche


Temas

Bariloche

Comentarios


El carnaval desbordó el velódromo