El caso de Esquel



Invitados por los “vecinos autoconvocados” de Jacobacci, vecinos de Esquel y El Bolsón dieron una charla informativa ayer a unas 100 personas en la que contaron la experiencia vivida en esa zona de la Comarca Andina ante la presencia de la minera Meridiam Gold y su intención de comenzar a explotar la mina “El Desquite”, ubicada a 6 kilómetros de Esquel. Manifestaron su férrea oposición a las empresas mineras y la lucha que emprendieron desde Esquel y que hoy se extendió hacia gran parte de la comarca.

La reunión comenzó con el pedido retiro de la sala a los mineros presentes. “Los mineros trabajan con la mentira, por eso pedimos que se retiren de la asamblea. Eso fue lo que quisieron hacer en Esquel. Nosotros los rebatimos con la verdad científica y no con mentiras y decimos sí a la vida y no a la contaminación y al saqueo. No queremos la minería ni en Esquel, ni en Chubut, ni en el país. Los países mineros son pobres”, explicó la Licenciada en Química, Marta Saores, quien se desempeña como profesora de la Universidad Nacional de la Patagonia.

La conferencia se prolongó por varias horas. Químicos, abogados, médicos, biólogos, representantes de organismos provinciales chubutenses y vecinos, dieron su visión sobre los aspectos negativos que tiene para una comunidad una explotación minera y los perjuicios que causa el cianuro. Hicieron un especial hincapié en los aspectos ambientales, sociales, jurídicos, médicos, impositivos y financieros, entre otros.

También citaron como ejemplos los problemas ambientales y sociales que causa a los pobladores del departamento Andalgalá, en Catamarca, la explotación de la mina La Alumbrera.

(AJ)

Nota asociada: Esperanza y temores en la Región Sur por el futuro minero  


Comentarios


El caso de Esquel