El caso escalofriante de Cinco Saltos



El interno que pidió quedar en libertad fue condenado en julio de 2007 por la Cámara Segunda a la pena de 14 años de prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal y lesiones leves, de su hija. Además, fue declarado reincidente por sexta vez. En mayo de 2008 se le unificó esta condenado con otras por robo. Entonces, su condena resultó ser de 19 años.

En la actualidad tiene 41 y pasó casi la mitad de su vida tras las rejas. Está a poco se meses de quedar en libertad y en ningún momento se le brindó un tratamiento psicológico, pese a las recomendaciones que se hicieron judicialmente. Una de ellas fue en diciembre de 2015 cuando los mismos jueces que lo condenaron por abusar de su hija recomendaron que el Servicio Penitenciario “debía arbitrar todos los medios para que tuviera un tratamiento psicológico”. Esto nunca ocurrió.

El hecho salió a la luz cuando su hija fue llevada al hospital de Cinco Saltos. Los médicos fueron quienes denunciaron que la niña había sido abusada. Luego detectaron que producto del abuso sufrió un daño neurológico irreversible. La Justicia terminó dando en adopción a la víctima ya que su madre también fue condena por las lesiones que presentaba.

Las condenas

Datos

2007
el padre de la menor fue condenado y ahora le restan 4 meses para que quede en libertad tras agotar su pena.
19
fue la sentencia unificada por abusar de su hija y por haber cometido otros hechos, entre ellos varios robos.

Comentarios


El caso escalofriante de Cinco Saltos