“El caso no debe terminar”

La escasa repercusión que tuvo en la población no debe atenuar la gravedad institucional que ha tenido la decisión de una minoría del Consejo de la Magistratura de impedir que se investigara la conducta de uno de sus miembros, el abogado Henry Rebolledo. Este profesional, elegido por un bloque parlamentario para evaluar las calidades de los nuevos miembros del Poder Judicial y de otros que pretenden ascender en su carrera, fue acusado por dos empleadas de abusar de su autoridad. Para canalizar la denuncia hacia una investigación, el Consejo necesitaba una mayoría especial. No se logró, porque sus colegas Castiglioni y Olivera votaron en sentido contrario, mientras otros cuatros consejeros lo hicieron a favor del pedido de las denunciantes. Pese a esta definición, el caso no debe terminar, pero su análisis y consecuencias hay que seguirlas por otras vías. La conducta del denunciado debió ser investigada hasta en su propio beneficio y en el del cuerpo que integra porque, al cerrarse de esa forma, las certezas son más que las dudas sobre su responsabilidad. La Constitución provincial es clara cuando dispone que cualquier funcionario público, cuando es aludido por presunción de falta o delito, debe acusar para vindicarse. Justamente ese precepto busca que los hombres y mujeres que cubren funciones encargadas por el Estado deban tener conductas insospechadas, transparentes. El Consejo de la Magistratura fue creado para mejorar la selección y la gestión de la magistratura provincial; pero hasta ahora viene siendo motivo de críticas con variados argumentos y orígenes, desde el presupuesto de gastos que implica su funcionamiento hasta la calidad de los dictámenes que ha producido en sucesivos concursos. El de Rebolledo aparece como un caso paradigmático de búsqueda corporativa de impunidad. En el análisis no cabe la subjetividad. Es claro. Hubo denuncia y se evitó la investigación de los hechos, algo tan interesado para los que se pronunciaron de tal forma como ofensivo para una sociedad que –si bien no lo tiene como una de sus prioridades– espera que el servicio de justicia sea prestado por hombres y mujeres idóneos y con conductas intachables. Ricardo Villar DNI 8.377.070 Neuquén

Ricardo Villar DNI 8.377.070 Neuquén


Comentarios


“El caso no debe terminar”