El celular que habían sustraído los delató

La Policía interceptó a dos personas cerca del barrio Jardín y les secuestró un arma de fuego.



#

La denuncia se registró en la comisaría 34 del barrio América-20 de Junio. (Foto: Archivo)

POLICIALES

El celular que había sustraído le sonó justo cuando la Policía lo estaba identificando. Personal de prevención del destacamento N° 180 ubicado en el San Martín realizaba un recorrido de prevención en la medianoche del domingo y al llegar a las inmediaciones de la estación de servicio en cercanías del barrio Jardín observaron la actitud sospechosa de dos hombres que circulaban en una moto.

Al advertir la presencia del patrullero intentaron darse a la fuga, razón por la cual fueron intercpetados. Mientras se les realizó el respectivo cacheo se les secuestró un arma de fuego que uno de ellos tenía entre sus ropas, razón por la cual fueron retenidos en el lugar. Se les requirió documentación y no pasaron desapercibidos para los uniformados los titubeos a la hora de justificar la tenencia de un celular que comenzó a sonar. “Me lo encontré”, “me lo regalaron” habrían respondido.

En ese mismo momento otra patrulla de la comisaria N° 34 recibía la denuncia de una mujer que alertaba sobre el robo a mano armada que había sufrido su hijo en la vivienda ubicada en cercanías del Centro Regional Zona Atlántica de la Universidad Nacional del Comahue y no muy lejos de donde habían sido interceptados los dos muchachos.

La mujer describió a los asaltantes, el arma de fuego utilizada, la moto en la que se movilizaban y advirtió a la Policía que llamaba al celular sustraído a su hijo y estaba encendido.

Los efectivos que recibían esta denuncia irradiaban los datos que comenzaban a dar certezas a los uniformados que tenían retenidos a los dos sospechosos. Las características del telefóno móvil descriptas coincidían con el que había comenzado a sonar entre las ropas de uno de los retenidos. Las vestimentas y el arma de fuego también incluidas en la denuncia no dejaron dudas. El menor fue demorado y entregado a sus padres, mientras que el mayor identificado como Elías Bravo detenido. Hoy será indagado por el juez penal Carlos Mussi.

Según trascendió tendría antecedentes policiales. Cabe recordar que el Código Penal fija una sanción para el delito de “robo calificado por el uso de amra” de cinco años de mínima, en el caso de ser encontrada el arma en manos de los presuntos autores.

DeViedma


Temas

Viedma

Comentarios


El celular que habían sustraído los delató