El Central elevaría aún más las tasas de interés



La fuerte devaluación del peso argentino de esta semana es un elemento más que genera presiones sobre el mercado de dinero. La financiación del déficit fiscal del gobierno nacional a través de emisión de dinero y adelantos transitorios del Banco Central le pone un piso a la expansión de la base monetaria y a la liquidez excedente, que entre otros destinos encuentra el dólar paralelo. La flexibilización del cepo cambiario –posibilidad de adquirir dólares con el fin de atesorarlo– incentiva o al menos facilita la compra del billete de verde, con lo cual se enfrenta a un potencial incremento de la demanda por parte de personas físicas, aunque el monto sería bastante inferior a lo que se necesita para afrontar el pago de importaciones, servicios o giro de dividendos. El combo de mayor cantidad de pesos en el mercado y la reapertura de una puerta del cepo cambiario hacen más ardua la tarea de administrar el tipo de cambio hacia un equilibrio. De cara a las próximas semanas cabría esperar que la máxima autoridad monetaria intensifique el uso de herramientas como la emisión de Lebacs y la tasa de interés para tratar de contener las presiones sobre el billete verde. En este sentido desde hace varias semanas que la entidad presidida por Fábrega está convalidando aumentos en el rendimiento de las Lebacs de manera tal de poder ir secando la plaza. En las primeras tres subastas del 2014 el rendimiento para una letra de corto plazo subió 360 puntos básicos. Sin embargo, en lo que va del año absorbió solamente el 10% de la megaemisión de diciembre del 2013 (del orden de los $ 40.000 millones). En lo que respecta a la tasa Badlar de bancos privados, la misma se sostiene por encima del 20% anual desde los primeros días de diciembre. Esto se reflejó en el rendimiento de los plazos fijos que, según datos del Banco Central, promedió el 16,6% durante la primera quincena de enero, para montos de hasta $ 100.000, aunque en algunas entidades se puede obtener entre el 20 y 22% anual. Un alza gradual de las tasas que se pagan a ahorristas a niveles positivos, en términos reales, podría hacer que los agentes económicos dejen sus pesos en depósitos en los bancos y éstos a su vez compren títulos del Central. La contracara podría ser un impacto negativo sobre la marcha de la economía durante el 2014. No hay que olvidar que, para mantener el spread, las entidades financieras elevarían el costo de los préstamos. Por el momento, convendría esperar para constituir un plazo fijo.

Mi bolsillo


Comentarios


El Central elevaría aún más las tasas de interés