El ciclismo volvió a ser una pasión

La actividad se practica en todo tipo de suelos.



#

deportes fuera de canchas

Una de las pasiones de los 80 regresó con fuerza a la ciudad. Varios niños, jóvenes y veteranos se ponen la camiseta de Sierra Grande y salen a competir en la zona por los circuitos ruteros, de campo y en velódromos para llevar a los podios el nombre de la ciudad. Se trata de un grupo de ciclistas que optaron por participar de competencias del mejor nivel internacional en ciudades como Puerto Madryn, Trelew y Patagones.

La llama la encendió hace unos años el deportista José Luis Zambrano y luego siguió el periodista radial y televisivo Gustavo Jara; ambos le ponen pasión a la organización de eventos.

Este año se destacaron varios muchachos pues por un lado hay muchas revelaciones y otros regresaron a las competencias.

Los desafíos son permanentes y no hay terrenos que queden al margen: caminos de ripio, cerros, campo, veloces rutas y hasta el centro de Sierra Grande se transformó en pista.

Entre los que se suben a las bicis y compiten están los hermanos Bruno, Franco, Emiliano, Matías y Gonzalo Jara; Juan Paz y sus hijos Juliano y Rodrigo Sandoval y Luis Díaz y sus hijos Tobías y Fausto. También hay varias jovencitas como Amparo y Justina Olmedo, Agustina Zambrano, Sandra Tripailao, Lara Zúñiga y muchísimos más.

Otros apasionados son Henry Hoquart, Rodolfo Díaz, Mauricio Sacco, Jonatan Otero, Mario Vargas y sus hijos, pero sin dudas el ejemplo lo dan los más veteranos como Héctor Senna, de 65 años, y el “Chino” París, de 72.

Textos de este suplemento: Miguel Velázquez

Fotos: Martín Brunella

en todas partes

En asfalto o ripio, por caminos vecinales o rutas de tránsito rápido, los amantes del ciclismo pusieron nuevamente de moda ese deporte.


Comentarios


El ciclismo volvió a ser una pasión