El Ciclón apunta al torneo para lavar las penas coperas

El cruce con Central será decisivo para el andar local de un San Lorenzo herido.



#

Las caras largas se repiten en las prácticas de San Lorenzo. Buscarán el torneo local para superar el sinsabor de la Libertadores.

Prensa San Lorenzo

No fue suficiente con quedar eliminado en fase de grupos por segundo año consecutivo. La mala racha de los dirigidos por Pablo Guede parece no detenerse, y ahora hizo foco en las lesiones de sus jugadores.

Es que, además de un récord negativo (es la primera vez que un campeón no logra pasar la zona de grupos dos años seguidos después de consagrarse), el Ciclón también sumó bajas de cara a un duelo fundamental por las aspiraciones en el torneo local.

Sebastián Blanco y Fernando Belluschi, quizás el más desequilibrante del plantel, entrenaron diferenciados luego del choque en tierras aztecas.

Además, hay que agregar a Leandro Romagnoli y Pablo Barrientos, que siguen recuperándose de sus respectivas molestias y no serán de la partida; mientras que Ávila y Kalinski hicieron trabajos aparte en kinesiología.

Así las cosas, es una incógnita el once inicial que tendrá el Cuervo cuando, el próximo domingo a las 15.30, reciba a Central en el Nuevo Gasómetro, buscando superar al líder de la zona 1, Godoy Cruz.

El calendario ofrece un duro golpe a San Lorenzo, porque con la eliminación a cuestas y el bajón anímico que eso implica, deberá cruzarse con un Canaya de gran nivel y, una fecha después, disputará el clásico ante Huracán, también en casa.

Pero la aventura no termina ahí: tras el enfrentamiento con el Globo, los de Boedo deberán visitar a Independiente, en un duelo picante. Y, por si fuera poco, una fecha después recibirán a River.

Colón y Banfield, ambos de irregular nivel, serán las últimas dos paradas de un Cuervo que quiere al menos una alegría en el torneo local; habida cuenta que debió despedirse de la Copa cuando aún resta disputarse una jornada.

Este antecedente golpeó duro al plantel, pero uno de los más afectados fue el técnico, Pablo Guede; que afirmó no encontrar la solución para el bajo rendimiento de su equipo en la competición internacional.

Así, con una decepción encima y una oportunidad de redención que asoma con varios escollos complicados, en Boedo esperan ansiosos el cierre de la temporada. Y que, al menos, sea con un festejo “de cabotaje”.

Primera División AFA


Comentarios


El Ciclón apunta al torneo para lavar las penas coperas