El clásico de Allen terminó en bochorno

El árbitro tuvo que suspender el encuentro tras una batalla campal entre los jugadores de Unión y Alto Valle. Más de 700 personas habían concurrido a la cancha para alentar a sus equipos.



1
#

El clásico de Allen entre Unión y Alto Valle fue suspendido por incidentes. Fotos Diego Von Sprecher, agencia Allen.

2
#

El clásico de Allen entre Unión y Alto Valle fue suspendido por incidentes. Fotos Diego Von Sprecher, agencia Allen.

3
#

El clásico de Allen entre Unión y Alto Valle fue suspendido por incidentes. Fotos Diego Von Sprecher, agencia Allen.

4
#

El clásico de Allen entre Unión y Alto Valle fue suspendido por incidentes. Fotos Diego Von Sprecher, agencia Allen.

LIGA CONFLUENCIA

En un lamentable bochorno deportivo terminó el clásico que se disputó en Allen entre Unión y Alto Valle. Los jugadores protagonizaron una batalla campal que obligó al árbitro a suspender el encuentro.

La peor cara del fútbol, la de la violencia y la locura. Eso fue lo que le tocó ver a las más de 700 personas que el viernes en la noche concurrieron a la cancha de Unión para alentar a sus equipos.

Corrían 17 minutos del segundo tiempo y Unión acaba de ponerse 4 a 0 en el marcador con dos goles de Martín Sánchez, Nicolás Calanni y Ramiro Montivero. Afuera, en las tribunas, el público disfrutaba del clásico y un grupo de efectivos de la comisaría Sexta y el COER vigilaban el estadio para evitar enfrentamientos entre las hinchadas.

De pronto, en el centro de la cancha, dos jugadores de ambos equipos comenzaron a discutir y al instante se desató una bataola de piñas y patadas. Fue un momento de desenfreno y violencia que obligó a la policía a ingresar al campo de juego para separar a los jugadores y enfriar la situación.

Algunos minutos después el árbitro, Pablo Franco, le puso el punto final al clásico porque expulsó a 6 jugadores de Alto Valle y a 3 de Unión que habían intervenido en la riña. Alto Valle quedó con 4 hombres en la cancha y por la inferioridad numérica, el partido quedó suspendido.

Esta vez fueron los propios jugadores los que empañaron la fiesta. Y le dieron un golpe más a la moribunda Liga Confluencia, que ya casi nadie va a ver los domingos y cada vez más se parece a un torneo de barrio – entre otros factores – por acciones tan repudiables como la del viernes en Allen.

Agencia Allen


Comentarios


El clásico de Allen terminó en bochorno