Un club en riesgo por una deuda de Educación

La institución necesita reparar dos de las estructuras aerosuspendidas que les impide realizar gran cantidad de actividades. El Ministerio de Educación tiene una deuda de 5 años por el uso de las instalaciones.




La deuda histórica de la falta de gimnasios

La falta de gimnasios en Bariloche es una deuda histórica. Alrededor de 2.550 estudiantes secundarios de escuelas públicas deben trasladarse dos veces por semana, más allá del colegio, para poder asistir a las clases de educación física.

El Consejo Escolar de la Zona Andina gasta alrededor de 30 mil pesos por mes en el alquiler de espacios privados para garantizar las clases de gimnasia ya que ni el Centro de Educación Media (Cem) 2, el 33 y 44 (que comparten edificio), el 46 y 37, ni la Escuela de Hotelería cuentan con un gimnasio propio.

La delegada de Educación de la Zona Andina, Marta Corvalán, admitió que “la falta de gimnasios es el principal escollo en Bariloche”.

“La mayoría de los colegios se hicieron sin gimnasio. Por eso, nos vemos obligados a alquilar 4 espacios (el gimnasio de Bomberos Voluntarios, Adeful, uno en el Ñireco y las instalaciones del club Olimpia). Intentamos que el traslado sea lo menos posible pero esos son los que tienen horas disponibles. La municipalidad también nos comparte los tres gimnasios municipales”, explicó Marcelo Luna, coordinador de gimnasios del Consejo de Educación Zona Andina.

Los estudiantes del Cem 2, en Melipal, practicaban educación física en la asociación civil club Del Prado, conocido como Los Globos, a muy pocos metros del colegio. Sin embargo, un corte de luz de 5 horas y los fuertes vientos en el mes de febrero generaron desperfectos y dos de las estructuras aerosuspendidas se cayeron.

El alto costo de la reparación de “los globos” imposibilitó que los chicos pudieran seguir concurriendo a ese lugar y empezaron a tomar las clases de gimnasia en un descampado próximo al cerro Otto. Con las bajas temperaturas, el lugar quedó descartado y en este momento, los alumnos se reparten entre el gimnasio del Cem 123 y el de Bomberos Voluntarios en el centro.

“Pedimos el gimnasio de la Escuela 298 de Melipal pero nos dicen que está ocupado. Lo cierto es que lo prestan para talleres particulares”, plantearon ofuscados algunos padres. Luna admitió que las escuelas públicas “ceden sus espacios a otras escuelas e instituciones privadas, como clubes” aunque aclaró que “siempre, al término del horario escolar, de acuerdo a los horarios que están libres”.

La delegada escolar aseguró que la empresa Alusa ya realiza un relevamiento del terreno en el predio de la escuela 201, Juan Ramón Giménez, para iniciar la obra del gimnasio y remarcó que en las próximas semanas, “se estaría llamando a una nueva licitación para construir dos gimnasios más. Uno, ubicado detrás de la escuela 267 para todas las escuelas de esa manzana. El otro edificio está previsto en el predio del Cem 46 y 37”.


Club de Bariloche en riesgo por deuda de Educación

Un club en riesgo por una deuda de Educación

La institución necesita reparar dos de las estructuras aerosuspendidas que les impide realizar gran cantidad de actividades.

“No nos pinchen los globos” se titula una petición iniciada en Change.org que suma firmas para que siga funcionando el Club del Prado, ubicado en el barrio de Melipal. Los socios también piden que el gobierno de Río Negro salde la deuda que mantiene con la institución desde 2011 por el uso de las instalaciones.

La asociación civil conocida como “Los Globos” está a punto de cumplir 30 años. Sin embargo, un corte prolongado de luz, sumado a intensos vientos durante 5 horas en el mes de febrero, generaron un desperfecto en dos de las estructuras aerosuspendidas y dos de los globos cayeron. Desde entonces, ese sector del club quedó inutilizable y la reparación alcanza casi los 900 mil pesos.

Casi no tenemos actividad porque los dos sectores averiados representan unos 2.000 metros cuadrados y es donde tenían actividad los 6 colegios (tres estatales). El tema es que el gobierno provincial le debe al club 5 años por el uso de las instalaciones por parte de los colegios que no tienen gimnasios. Sin embargo, la provincia reconoce esa deuda aunque a valores del 2009 que fue el último año que firmamos contrato firmado con el Consejo de Educación”, explicó Alberto Goldman que trabaja en el club que funciona en Otto Mailing y Catedral, desde hace 22 años.

En la institución, participaban 6 miembros ad honorem y había 7 empleados que fueron renunciando a medida que la situación empezaba a complicarse. Hoy, sólo trabajan tres personas.

La delegada de Educación de la Zona Andina, Marta Corvalán, aseguró que el Ministerio de Educación fue haciendo depósitos parciales en una cuenta bancaria que era de un miembro que integraba la comisión anterior. “Ellos nos decían que no recibían el dinero. Cuando en octubre del 2015, la Fiscalía del Estado detectó este inconveniente, se recuperaron los fondos. La comisión actual del club terminó de presentar toda la documentación para efectuar un legítimo abono ya que es una deuda de antigua data en febrero de este año”, explicó Corvalán.

La funcionaria provincial aseguró que la deuda asciende a los 248.500 pesos y que a fines de junio, saldría el pago.

Al tratarse de valores del 2009, serían 44 pesos por la hora de gimnasio que es menos de lo que se gasta para tener encendido y calefacionado el lugar. Ese monto a valores de hoy, serían 900 mil pesos, lo que nos permitiría reparar una de las estructuras”, subrayó Goldman.


Comentarios


La deuda histórica de la falta de gimnasios