El código civil y la reforma judicial ejes del plenario de obispos

Las implicancias bioéticas de la reforma al Código Civil y el apuro del oficialismo para reformar el poder judicial serán motivo de análisis del centenar de obispos que desde mañana participará de la 105° asamblea plenaria de la Conferencia Episcopal Argentina, la primera desde que Jorge Bergoglio fue elegido papa Francisco.





ERA FRANCISCO

Las deliberaciones en la casa de ejercicios espirituales El Cenáculo-La Montonera, de Pilar, serán presididas por el arzobispo de Santa Fe, José María Arancedo, y se abrirán con un “intercambio pastoral” sobre la actualidad religiosa y social de la Argentina.

Los obispos desarrollarán durante una semana temas internos de la Iglesia, como las repercusiones por la elección pontificia de Bergoglio y el nuevo esquema de poder eclesiástico que dejó la designación de monseñor Mario Poli como su sucesor en el arzobispado de Buenos Aires y futuro cardenal.

Fuentes consultadas por DyN no descartaron que en ese marco se evalúen los cambios que se estudian introducir al proyecto oficial de reforma al Código Civil, un tema que desvela a los obispos, sobre todo por puntos sensibles como aborto, fertilización asistida, divorcio express, alquiler de vientres y contratos prenupciales.

El centenar de obispos también analizarán el “apuro” del gobierno kirchnerista para aprobar el proyecto de reforma de la Justicia, iniciativa que a principios de marzo ya mereció una dura crítica de una comisión eclesial integrada por laicos.

La Comisión Nacional de Justicia y Paz, que preside Gabriel Castelli, recordó entonces que en un sistema democrático republicano como el argentino “los gobernantes están al servicio de la Ley, y no las leyes al servicio de quienes gobiernan”.

Asimismo, advirtió sobre los peligros de la “politización” de los jueces y la falta de independencia de los poderes del Estado, y se pronunció en contra de la elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura, argumentando que se convertirá en un escenario de luchas partidarias.

Las sesiones comenzarán mañana a las 16 y monseñor Arancedo presidirá la misa de apertura a las 19.

Durante la semana, el centenar de obispos escucharán informes de las comisiones episcopales de Ministerios, Laicos y Familia, y Catequesis y Pastoral Bíblica.

También seguirán trabajando en la organización del Congreso Misionero Nacional – Catamarca 2013 y con los preparativos para la ceremonia de beatificación del Cura Brochero, que se realizará en septiembre.

La asamblea terminará el sábado al mediodía, tras la cual los obispos saldrán de Pilar en micros hacia la catedral de Buenos Aires, para participar de la toma de posesión de monseñor Poli como arzobispo, prevista para las 16.

Fuente: DYN


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El código civil y la reforma judicial ejes del plenario de obispos