El colapso de nuestro medio ambiente

Por Silvia Estela Sapag (*)




En abierta vulneración del derecho establecido por el Art. 41 de la Constitución Nacional "a un ambiente sano, equilibrado, apto para el desarrollo humano y para que las actividades productivas satisfagan las necesidades presentes sin comprometer las de las generaciones futuras", hemos advertido en Neuquén:

1. Haberle otorgado "buen cumplimiento ambiental" a Repsol YPF en el yacimiento Loma de la Lata cuando existe el reconocimiento por parte de la misma empresa respecto a la contaminación con gasolinas y metales pesados de las napas freáticas donde habitan las comunidades mapuches;

2. Haber abandonado ex profeso el reclamo del pasivo ambiental del programa del PNUD (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo) que pretendía una restauración de los daños ocasionados al ambiente neuquino por parte de la actividad petrolífera por parte del Ejecutivo Provincial;

3. El renunciamiento al control del medio ambiente por parte de la provincia dejándolo en manos de inspecciones a cargo de las propias empresas y de la Nación que es lo mismo que nadie controle nuestro ambiente;

4. El veto por parte del gobernador de la Provincia a la Ley Provincial que protegía el Medio Ambiente, una ley que había sido votada por unanimidad en la Honorable Legislatura Provincial;

5. En coincidencia con el punto anterior y su política de "protección" de las empresas petroleras, el veto por parte del gobernador de la Provincia a la Ley Provincial de Areas Naturales Protegidas:

Son éstos algunos de los motivos que hacen que, tras un nuevo Día Internacional del Medio Ambiente, los neuquinos no tengamos nada que festejar, sino por el contrario, la grave situación hace que debamos mancomunadamente exigir mayor responsabilidad por parte de nuestros gobernantes, para que lleven a la práctica auténticas medidas de cumplimiento de la normativa y respeto por nuestro ámbito de desarrollo y de vida.

(*) Profesora. Senadora de la Nación por la provincia del Neuquén.


Comentarios


El colapso de nuestro medio ambiente