Logo Rio Negro

El colesterol alto, un problema mal controlado

Un estudio reveló que la mayoría de los que lo padecen no reciben el tratamiento adecuado para reducir su riesgo de problemas cardiovasculares. Por año 17 millones de personas mueren a causa de afecciones del corazón.





El estudio más amplio realizado hasta ahora al respecto -en una muestra representativa de 147 millones de personas- indica que la mayoría de quienes padecen hipercolesterolemia no están recibiendo el tratamiento que necesitan para reducir su riesgo de problemas cardiovasculares, como infartos de miocardio y ataques apopléticos.

Muchas de esas personas -de Alemania, Escocia, los Estados Unidos de América, Inglaterra, el Japón, Jordania, México y Tailandia- ignoran que necesitan tratamiento, un tratamiento de fácil acceso en forma de medicamentos de bajo costo.

Diagnosticados pero no siguen ningún tratamiento

Este estudio, publicado en el Boletín de la Organización Mundial de la Salud, revista internacional de salud pública, es el primero que muestra la magnitud de la brecha de tratamiento de la hipercolesterolemia, un factor de riesgo común de la mortalidad cardiovascular precoz. En Tailandia, por ejemplo, el 78% de los adultos afectados no habían sido diagnosticados, mientras que en el Japón un 53% de los adultos afectados habían sido diagnosticados pero no seguían ningún tratamiento.

Los medicamentos están ampliamente disponibles

“Los medicamentos que reducen el colesterol están ampliamente disponibles, son muy eficaces y pueden contribuir de forma crucial a reducir la morbilidad cardiovascular en todo el mundo”, dice uno de los autores del estudio, el Dr. Gregory A. Roth, del Institute for Health Metrics and Evaluation de los Estados Unidos de América. “A pesar de eso, la cobertura de medicación eficaz contra el colesterol elevado sigue siendo decepcionantemente baja.”

Las enfermedades cardiovasculares son las más mortíferas, pues se cobran más de 17 millones de vidas cada año en todo el mundo.

“La introducción de pequeños cambios en el modo de vida, como renunciar al tabaco, practicar una actividad física de forma regular y tomar alimentos sanos, puede ayudar a prevenir las cardiopatías y los accidentes cerebrovasculares”, dice la Dra. Shanthi Mendis, coordinadora de la unidad de Prevención y Tratamiento de las Enfermedades Crónicas de la OMS. “Cuando el riesgo es muy alto, es necesario tomar medicamentos para reducir el colesterol sanguíneo y la tensión arterial.”

Boletín de la Organización Mundial de la Salud


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
El colesterol alto, un problema mal controlado