El “colonialismo judicial” ayudó a Cristina

análisis

hugo grimaldi DyN

Aunque los argentinos abusan del triunfalismo, característica habitual además de un gobierno que siempre busca caer boca para arriba en todas las volteretas o bien decir que no lo logró por culpa de los demás, esta vez no le convendría cacarear demasiado por la decisión favorable del Tribunal de Apelaciones de Nueva York, que le otorgó la cautelar que fue a buscar. Justamente, una medida de amparo que congela los tiempos, lo mismo que la presidenta ha criticado tantas veces aquí con la peyorativa frase de “la justicia cautelar”, cuando este resorte constitucional que en la Argentina tienen los particulares para defenderse del avasallamiento del Estado, lo había pedido Clarín, por ejemplo. Ahora, de modo sorpresivo, la Argentina ha ganado otra vida para tratar de cerrar los canjes de 2005/10, sin caer en default técnico y podrá pagar en tiempo y forma el vencimiento, con los fondos puestos en el banco The New York Mellon. Es bueno recordar que en materia de deuda, la Argentina perdió el juicio contra los que no entraron en esas dos instancias, aunque ha conseguido ahora una historia de batalla ganada para referir: de cómo sus abogados lograron que el Tribunal de Apelaciones de Nueva York congelara por un tiempo la modalidad de pago que había pergeñado el juez Thomas Griesa. En la resolución parcial de la cuestión han influido por cierto los argumentos de racionalidad que expusieron, con el agua al cuello, los negociadores argentinos, como ofrecer la reapertura del canje con el acompañamiento de muchos opositores que entendieron el momento, ya que las formas que había establecido el juez neoyorquino eran a todas luces casi imposibles de cumplir. También deben haber jugado a favor de la Argentina los bonistas que entraron al canje, quienes se hubiesen sentido maltratados por la fórmula de Griesa. Cada cuál refiere la historia de acuerdo a como le ha ido en la tienda, aunque en este caso si se aprendió la lección de la boca cerrada para negociar mejor y demostrar por una vez voluntad de pago, ahora, bueno es creerlo, ya no se hablará más de “colonialismo judicial”. Y así, habiéndose obtenido este freezer temporal caído del Cielo, con un poco de modestia y mucho, mucho silencio, bien podría encauzarse de una buena vez toda la situación.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora