“El comisario Figueroa debe estar”



Como ciudadanos habitantes de este Neuquén tan convulsionado y violento, en el cual la inseguridad ha pasado a ser la principal preocupación de nuestras vidas, observamos las erráticas políticas de seguridad que fracasaron en el gobierno anterior, sea porque en esta verdadera puesta en escena algunos actores -los que hacían de policías- no supieron (o no le dieron) el libreto a interpretar y quizás porque el vestuario y coreografía (llámese helicópteros, equipos de comunicaciones) fue comprado para una película demasiado cara cuyo rodaje nunca empezó.

Hace años había (¡cómo se lo extraña!) un comisario -Luis Figueroa- que en esta cuestión de la seguridad pública predicaba en forma muy simple que existen dos cuestiones básicas a tener en cuenta a la hora de atacar la inseguridad. En primer lugar, la prevención abordada desde una perspectiva integral en la cual ningún organismo estatal debe quedar desentendido y, por el otro, una respuesta policial más inmediata y eficaz cuando el delito ya ocurrió. Duro con el delincuente y amable con el vecino. Esto es lo que él nos inculcó y sobre estos parámetros trabajamos codo a codo con la Policía mientras tuvimos como jefe en la zona oeste al comisario Luis Figueroa.

Su particular forma de abordar la problemática de la inseguridad en forma integral y el carisma personal para motivar al personal policial lograron -junto a los comisarios Leonel Seguel y Luis Castillo y todo el personal de la Comisaría 16 y el destacamento San Lorenzo- resultados sorprendentes para bajar los índices delictivos y la violencia callejera, tan distintiva en el oeste neuquino cuando había una sola comisaría…

También sabemos que por desmantelar las redes de distribución de drogas se metió en problemas con el fiscal Penal Rolando Lima, mientras estuvo en San Martín de los Andes, a quien denunció por “armar causas” para sacarlo del medio, ante el Tribunal Superior de Justicia y claro… eran otros tiempos y mientras al fiscal lo ascendieron a juez, a Figueroa lo dejaron cesante… Luego de cinco años, Lima fue enviado a la cárcel por la Cámara de Zapala por los mismos delitos que Luis Figueroa denunció sin hallar respuesta alguna por el máximo responsable de los fiscales: el doctor Mario Tribug. Sabemos de los juicios políticos que le van a iniciar al Tribunal, quizás también este funcionario en algún momento deba dar respuesta a la sociedad.

Quienes votamos o no un proyecto de un nuevo Neuquén -pero que verdaderamente anhelamos “una nueva tierra”- solicitamos, ¡suplicamos!, que se haga con actores nuevos y creíbles y estamos convencidos de que en este proyecto comisarios como Luis Figueroa deben estar.

Damos fe de su trabajo en la campaña de Jorge Sapag y de los proyectos que diseñó para el área de Seguridad. Que son los mismos que él llevó a cabo con excelentes resultados mientras estuvo en nuestra jurisdicción.

En estos tiempos de crisis y credibilidad de la clase política -y mucho más en el oeste- no es fácil hablar bien de un comisario. Lo hacemos por uno que supo ganarse merecidamente un lugar en nuestra sociedad.

 

Osmar Herrera, DNI 13.215.866

Dino Morales, DNI 14.540.232

(Siguen 27 firmas)

Neuquén


Comentarios


"El comisario Figueroa debe estar"