El Congreso, cerca de salvar a Mesa

Actualizado a las 20:46

LA PAZ (Télam-SNI, por Jorge O. Lewinger, enviado especial).- Una mayoría del Congreso boliviano parecía resuelta a rechazar hoy la renuncia del presidente Carlos Mesa pero sin lograr consenso sobre el pacto o acuerdo de gobernabilidad exigido por el jefe de Estado como condición para seguir en el cargo.

Las divergencias abarcaban el contenido del pacto y si el debate sobre este eventual acuerdo debía separarse del tratamiento de la renuncia, sin carácter irrevocable, que el presidente puso el lunes último a consideración del Congreso. Una sesión extraordinaria del Parlamento debía tratar desde las 16 de hoy (17 de Argentina) si aceptaba o no la dimisión de Mesa, pero fue pospuesta a raíz de esa falta de acuerdo en una mesa negociadora reunida en las inmediaciones del Congreso, en la sede del Banco Central, dijeron a Télam tres legisladores.

Pasadas las 18 locales, varios canales de televisión y radios informaron que la mayoría de las bancadas habían ya acordado con el Ejecutivo las bases del pacto reclamado por Mesa, pero la versión no tenía confirmación oficial. El diputado Hugo San Martín, uno de los "transversales" que integran el Bloque Patriótico, afín a Mesa, dijo a Télam que "las negociaciones van por buen camino y hoy va a sesionar el Congreso".

Según el legislador, disidente del Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) del ex presidente Gonzalo Sánchez de Lozada, "hubo acuerdo mayoritario en exhortar a la población a levantar los bloqueos de rutas y en hacer una Ley de Hidrocarburos razonable". En la reunión de jefes de bancada y ministros del Ejecutivo, rebasada la hora inicialmente prevista para la sesión plenaria, se resolvió pasar a un cuarto intermedio "para consultas", dijo a su vez el diputado indigenista Teodoro Valencia, opositor a Mesa.

Juan Gabriel Bautista, diputado del Movimiento al Socialismo (MAS), señaló por su parte que los representantes del gobierno querían "tratar al mismo tiempo la dimisión y el pacto de gobernabilidad". Bautista agregó que su partido, ex aliado de Mesa pero duramente criticado por el presidente en estos días, proponía tratar la renuncia hoy, para rechazarla, y elaborar mañana miércoles una agenda que incluya la discusión del acuerdo de gobernabilidad, que el MAS mira con prevenciones. Previamente, el ministro de la Presidencia, José Galindo, reiteró que la continuidad de Mesa estaba supeditada a un acuerdo sobre la Ley de Hidrocarburos, la elección de gobernadores, el referendo sobre autonomía regionales y la Asamblea Constituyente.

"No es posible seguir gobernando si no tenemos un acuerdo nacional" sobre estos cuatro puntos, "al que se debe llegar con el Congreso", declaró Galindo en conferencia de prensa. "Si el Congreso está dispuesto y se llega a un acuerdo en estos cuatro temas, entonces es posible continuar gobernando, caso contrario, no es viable seguir en la administración del país", añadió. La bancada del MAS, la segunda más numerosa en el Congreso, aunque con disidencias, rechaza un acuerdo que implique bloquear las demandas sociales y se opone a la ley de Hidrocarburos impulsada por Mesa, confirmó hoy el diputado Santos Ramírez. L

a futura Ley de Hidrocarburos, según legisladores de las diversas bancadas, fue el punto más debatido hoy en las reuniones de ministros con parlamentarios en la sede del Banco Central. La mayoría del MAS, liderada por el diputado Evo Morales, reivindica un proyecto de ley más radicalizado que reserva para el Estado el 50 por ciento de las regalías petroleras, el doble de la carga impositiva prevista por la norma que impulsa Mesa, según dijo Ramírez a Télam. Al margen de las divergencias del MAS (35 legisladores), exponentes de otras bancadas expusieron hoy objeciones al acuerdo delineado por Mesa, aunque desde posturas contrapuestas a las de los socialistas liderados por Morales.

El MNR (47 parlamentarios) aparecía muy fracturado entre los seguidores del ex presidente Sánchez de Lozada, el ala neoliberal del partido, hostil a Mesa y que celebraría su caída, y una tendencia favorable al actual presidente, entre otros grupos. El Movimiento de Izquierda Revolucionario (MIR, 31 legisladores) se pronunció desde un comienzo por rechazar la renuncia de Mesa y suscribir un pacto de gobernabilidad.

Pero el presidente del Senado, Hormando Vaca Díez, del MIR pero muy próximo al ex presidente Lozada, objetaba "la viabilidad" de la Asamblea Constituyente, según dijo a Télam una fuente muy próxima a ese legislador. Las fracturas alcanzaban también a Nueva Fuerza Republicana (NFR, 27 legisladores) y otras grupos menores, mientras que el Bloque Patriótico, que en el último período reclutó a disidentes de los demás bancadas, encolumnaba a más de 30 incondicionales de Mesa.

Nota asociada: Fuerte apuesta del gobierno argentino a la continuidad de Mesa  

Nota asociada: Fuerte apuesta del gobierno argentino a la continuidad de Mesa  


Comentarios


El Congreso, cerca de salvar a Mesa