El consumo de helado siempre vigente, pese al frío

Su venta no disminuye en la temporada invernal, y los precios parecen ir de la mano. Los cucuruchos más económicos en Neuquén llegan hasta los 38 pesos. De ahí para arriba.

Juan Thomes

NEUQUÉN (AN).- El consumo de helado no disminuye tanto como en otras temporadas invernales a pesar de las bajas temperaturas que se viven en la capital. Bufanda, campera y guantes es el look que se usa para salir a disfrutar del helado, que a veces se lo consume de postre y otras para darse ese “gusto” a cualquier hora del día. Así como se toma mate caliente con 40 grados hoy se toma helado con temperaturas bajo cero. Según los diferentes locales consultados este año la diferencia del consumo con el invierno pasado fue diferente, hoy las personas naturalizaron más el consumo durante todo el año que sólo en verano. “Tenés los que se abrigan bien y lo disfrutan afuera o tenés también las familias en las que, aprovechando la cafetería, los padres y madres toman café y los hijos helado”, explica Mauro. Un presupuesto En la actualidad ir a una heladería artesanal para una familia es todo un presupuesto. El cucurucho de dos bochas es el más económico, con un valor de hasta 38 pesos; si se pide con las 3 bochas el precio asciende a 50 pesos, al igual que el “vasito”. Si se busca un cucurucho común o un cono dulce o italiano puede llegar a costar desde 55 a 70 pesos. Si se pide para llevar, un kilo ronda los 200 pesos, el medio kilo 110 y un cuarto 65 pesos. Si por el contrario se elige una heladería más económica, los valores, como la calidad, disminuyen considerablemente. Un cuarto puede costar 25 pesos y el kilo 73, un helado de dos bochas 18 pesos y un cono hasta 40 pesos. En algunas heladerías confirmaron que según la sucursal los pedidos varían: “Acá el local es nuevo y a pesar de que hay siempre movimiento no es lo mismo como en otros, dependiendo de la zona te piden de a kilos para llevar, los preparados o tortas heladas, en otros lo que se vende más es el cucurucho para el momento o directamente el delivery”, explicó Jonathan. En cuanto a los gustos todos coinciden en que por más que hayan nuevos sabores los clásicos se llevan el oro. Chocolate, vainilla y frutilla son los infaltables, el dulce de leche se pide pero con la originalidad con que le propone la casa y no el clásico, hay quienes lo preparan con leche condensada y otros que le agregan galletitas. Además algunas heladerías ofrecen el producto light: “Es para diabéticos, se consume en menor medida pero hay quienes lo prefieren”, Andrea. María y Rubén, padre e hija, toman helado todo el año: “El frío me da igual, lo consumo siempre, me encanta, y si me dejaran me compraría un cuarto de helado por vez”, contó María. “La gente ya se acostumbró a que el helado no tiene estación. Si bien la demanda tiende a bajar, cada vez la diferencia es menor”, explicó Mauro, de una de las heladerías del centro.

Tendencias


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora