El corte en los puentes dejó expuesta la interna de ATE

La conducción central no avaló la protesta del sector Salud



#

Medio centenar de trabajadores se apostó entre las cabinas de peaje y provocó un embotellamiento.

Gabriel Oyarzo

NEUQUÉN (AN).- Los vehículos que intentaron cruzar el puente Neuquén-Cipolletti ayer cerca del mediodía sólo pudieron hacerlo a paso de hombre. La demora en el tránsito provocó filas de hasta 500 metros, a uno y otro lado del río Neuquén. Fue durante la interrupción parcial que hizo la rama de Salud del gremio ATE, entre las 11 y las 13, durante el paro de 24 horas dispuesto por los trabajadores de los hospitales del área Capital, para reclamar una mesa de discusión salarial con el gobierno de Jorge Sapag, que ayer antepuso la negociación paritaria nuevamente (ver aparte). El grupo de trabajadores, unos 50, se apostó sobre las cabinas del peaje cerca de las 11 y colocó los derivadores de tránsito frente a los centenares de coches que debieron esperar para circular por el cruce interprovincial, por las dos vías que quedaron sin obstruir. En los hospitales quedaron guardias mínimas. De todos modos, el paro fue de bajo impacto en los centros hospitalarios. En medio de la manifestación quedaron al desnudo, acaso como nunca públicamente, los desacuerdos entre la conducción del sindicato, encabezada por Ernesto Contreras (ver aparte) y el representante del gremio dentro del centro de salud más grande de la provincia, Baltazar Álvarez. “Hay una bajada de línea del secretariado general (de ATE) desde Buenos Aires, dicen que este no es un año para pelear. Y que hay que dar la pelea en 2011, porque hay toda una movida desde el punto de vista partidario del UNE (Unión de los Neuquinos)”, afirmó Álvarez, junto a las cabinas del peaje. “Creemos que el camino es la lucha, y no cuidarle la imagen a la horda partidaria que están conformando”, lanzó el sindicalista. ATE Salud quiere un ámbito de discusión salarial. El último aumento recibido por el sector se remonta a el primer tramo del 2009. El reclamo tiene como antecedente el resto de las recomposiciones otorgadas en el ámbito público: tanto los docentes como unos 13.000 empleados de la administración central recibieron el beneficio. Álvarez advirtió ayer que buscará el respaldo del resto de los centros de salud de la provincia: dijo que promoverá un plenario provincial de delegados, visitando las instituciones “una por una”, para plantear que la conducción del sindicato se vea obligada a dar apoyo al pedido de discutir salarios. Parece difícil: tanto el gobierno como Contreras expresaron que el espacio de discusión es la paritaria.


Comentarios


El corte en los puentes dejó expuesta la interna de ATE