El "Cota" tiene una cuenta pendiente

"Cuando hace diez años vine a Cipolletti, no me tuvieron en cuenta".





CIPOLLETTI (AC).- En 1991 sólo alcanzó a jugar 20 minutos con la camiseta albinegra. Más de 10 años después, Mario "Cota" Alvarez, retornó para tomarse revancha y "tratar de llevar a Cipolletti al Nacional B".

A los 33 años, el experimentado delantero arribó a la ciudad ayer apenas pasado el mediodía y por indicación del profesor Jorge Casaprima se dedicó a descansar en tanto que recién hoy se sumará a los entrenamientos con sus nuevos compañeros.

"Tuve propuestas para ir a Bolivia, de dos o tres de clubes del Nacional B de equipos de la provincia de Buenos Aires, pero por los problemas de inseguridad preferí el interior para estar más cómodo, más seguro", dijo el apodado "Cota".

Si bien hace dos meses que no juega partidos oficiales confesó que no estuvo parado. Durante varias semanas estuvo entrenando con el plantel de Sporstman, en Choele Choel.

En diálogo con "Río Negro" aseguró que "si bien ya estuve hace 10 años y no me tuvieron en cuenta, mi expectativa es demostrar que puedo jugar acá, tratar de hacer una buena campaña con el equipo y poner nuevamente a Cipolletti en el Nacional B".

Luego de su efímero paso por el club, jugó en Río Colorado, Bella Vista, Olimpo, Atlético Tucumán, Los Pumas (México), Atlético Tucumán, Olimpo, Deportivo Quito Ecuador y en Barcelona de ese mismo país.

El jugador vestirá la albinegra hasta diciembre. En caso de que aparezca una mejor propuesta tiene la posibilidad de irse, de lo contrario seguirá en el club hasta que termine el torneo.

Alvarez será número puesto en los 11 que arrancarán el torneo, pero él dice que no se considera titular. "Vengo a ser uno más del grupo, ojalá que pueda jugar. Vestir la camiseta de Cipolletti es una responsabilidad muy grande que la voy a tratar de asumir con éxito y hacer lo mejor posible para no defraudar al técnico. Goles..., nunca prometí, sólo trabajo, sacrificio y dejar todo por la camiseta".

En la charla también habló de sus nuevos compañeros. "El plantel tiene una buena base del año pasado, que pudo mantener la categoría. Hay un muy buen grupo de jugadores comandado por un técnico que es del club y que va a hacer lo mejor posible para que Cipolletti suba al Nacional B".

Está espeso el clima entre los árbitros de Lifune

NEUQUEN (AN).- Los desencuentros entre los socios de la Asociación de Arbitros de Fútbol (ADAF), de la delegación local, siguen a la orden del día. Hay dos grupos bien identificados: los que cuestionan la gestión que llevó adelante Carlos Escobar -dejó el cargo- y los que defienden su tarea, que siguen al frente la entidad.

A Escobar se lo ataca desde dos frentes. Uno tiene que ver con los manejos económicos de la asociación y algunos balances que estarían observados, y el otro con un proceso judicial que debe afrontar por su actividad particular.

Carlos López, que está como secretario de la ADAF, dijo que "personalmente creo que nadie es culpable hasta que se lo demuestre. El proceso que afronta Escobar es totalmente alejado de lo de ADAF y lo de los balances está en la justicia. Hay que esperar que haya una definición".

Sobre la postura expresada por los árbitros el pasado viernes, en la habitual reunión, de que no se presentarían a dirigir si Escobar era programado, López comentó que "él decidió quedarse parado y no dirigir. Estoy totalmente en contra, debería seguir dirigiendo, porque es uno de los mejores árbitros que tiene la liga neuquina".

Eduardo Gamboa encabeza el grupo cuestionador y explicó que "lo que planteamos es que el reglamento interno establece que son causales de expulsión el socio que tenga algún proceso judicial. Eso no se aplica, porque en la práctica estamos acéfalos" -debido a las renuncias de varios de los miembros de la directiva-.

En relación al manejo económico-financiero, Gamboa expresó que "según la auditoria hizo figurar un flete y la factura no tiene nada que ver con lo que había imputado, entre otras cosas. Ante todas estas irregularidades, por mayoría, se pidió que sea separado momentáneamente".

Gambao relató que "está todo en fiscalía y lo que estamos tratando es de llamar a asamblea lo antes posible, porque ahora a la asociación la sigue manejando él. Cuando hagamos la asamblea uno de los temas es pedir una revisión contable externa, que estudie los balances".

En principio, Escobar no fue incluido entre los árbitros que dirigirán el fin de semana, lo que llevará a que por el momento no haya ningún inconveniente para que se juegue la fecha de Lifune.


Comentarios


El "Cota" tiene una cuenta pendiente