El crudo bate un récord tras otro: cerró a 44,15

El petróleo no deja de subir y los analistas especulan que llegaría a los 50 dólares

Los precios del petróleo alcanzaron ayer nuevos récords históricos, alimentados por una fuerte actividad especulativa y la posición de la OPEP, que confirmó su incapacidad para controlar la disparada del crudo. En Londres, el barril de Brent del Mar del Norte terminó a 40,67 dólares, su nivel más alto desde el 9 de octubre de 1990, mientras que en Nueva York -mercado de referencia de la Argentina- el crudo terminó cotizado a 44,15 dólares, batiendo su récord histórico del lunes (43,82 dólares).

Los expertos consideran totalmente realista la posibilidad de que los precios alcancen los 50 dólares por barril (159 litros) durante el próximo invierno (boreal). El abastecimiento de los mercados es puesto a prueba por la aceleración del crecimiento de la economía mundial, y esta tensión podría continuar en los próximos años.

Las cifras de la OPEP clarifican la situación: hasta hace algunos años, en el mercado internacional había un exceso de producción de alrededor del 12 por ciento, el equivalente a unos siete millones de barriles diarios. Pero como consecuencia del rápido crecimiento del consumo, sobre todo por parte de la próspera economía china, ese superávit se redujo a alrededor de 1,5 millones de barriles diarios (con una demanda global de 82 millones de barriles diarios).

En caso de que solamente se paralice la producción de un pequeño país de la OPEP -por ejemplo a raíz de una huelga en Nigeria-, o una empresa como Yukos (que extrae alrededor de 1,6 millones de barriles diarios) paralice sus exportaciones, inevitablemente se produciría un problema de abastecimiento.

La próxima crisis ya se vislumbra en el horizonte, a partir del esperado incremento de 2,5 millones de barriles diarios de la demanda mundial. Porque, actualmente, sólo Arabia Saudí está en condiciones de incrementar su producción a corto plazo. Todos los demás países productores ya extraen crudo al límite de su capacidad.

Con este trasfondo, los analistas coinciden en que el mercado es especialmente propicio para albergar sentimientos de temor.

En las últimas semanas, atentados contra oleoductos en Irak y las amenazas terroristas contra los mayores exportadores de Arabia Saudí y Wall Street casi derivan en el pánico de los operadores. A esto se suma un nivel nunca visto de especulación, que hasta este año era poco usual en el mercado del petróleo. Sobre todo los especialmente agresivos fondos de cobertura participan activamente en el mercado. Los expertos, como el ministro de Petróleo de Argelia, Chakib Chelil, opinan que si los fondos de cobertura se retiraran, el precio podría caer inmediatamente varios dólares. Con este punto de partida, los analistas creen que sólo un aumento de la producción podría bajar los precios. (AFP/DPA)

Nota asociada: El gobierno subirá las retenciones para intentar parar las naftas  

Nota asociada: El gobierno subirá las retenciones para intentar parar las naftas  


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora