EN VIVO: análisis del fallo de la Corte

El cuarto ‘en discordia’ es la gran amenaza



#

Quilmes le arruinó la noche a Instituto y se consolida en el grupo de arriba.

B Nacional

Quilmes quiere volver rápido a Primera y el sueño de pelear por el ascenso se consolida en el tramo final de la Primera B Nacional. Anoche derrotó 2-0 a Instituto nada menos que en Córdoba. Con este triunfo, el Cervecero llegó a los 66 puntos y quedó a sólo uno de La Gloria y de River, que juega mañana. En la primera parte, Instituto salió a imponer sus condiciones de local y a tratar de llevarse a Quilmes contra el arco de Emanuel Trípodi. Pero, los cordobeses no lograron prosperar en el juego que mejor hacen: el de abrir la cancha por los costados, ya que los visitantes le anularon los circuitos. Por su parte, Quilmes defendió bien y fue más peligroso con pelotazos cruzados para los delanteros Ezequiel Rescaldani y Cauteruccio. A pesar de merodear el área rival, los Cerveceros no pudieron poner en aprietos al arquero Julio Chiarini y por eso la paridad fue el denominador común al cabo del capítulo inicial. En el segundo período Instituto mejoró en ofensiva con el ingreso de Nicolás López Macri, aunque dejó espacios en su última línea que serían letales en el futuro del partido. A los 2 minutos, Diego Lagos impactó un cabezazo en el poste derecho del arquero Trípodi. Pero, en el mejor momento de Instituto, llegó el primer gol de Quilmes. Se jugaba el minuto 12 cuando el visitante edificó la mejor jugada colectiva de todo el encuentro. Miguel Caneo empezó la acción, tocó para Leandro Díaz y éste abrió a la izquierda, con un toque sutil, a la izquierda para Ezequiel Rescaldani, jugador que habilitó a Cauteruccio, quien definió al gol. Con la desventaja, Instituto siguió yendo en búsqueda de la igualdad, pero no tuvo claridad en los últimos metros. A los 16, lo tuvo el local con un cabezazo de Fernández, que tomó Trípodi. En la réplica Quilmes volvió a golpear, gracias a otra definición de Cauteruccio, luego de un grueso error del defensor Osvaldo Barsottini.

Gentileza


Comentarios


El cuarto ‘en discordia’ es la gran amenaza