El delincuente que se baleó era evadido



#

Néstor San Martín se había fugado de la cárcel de Roca en 2007. Ayer seguía internado.

ROCA (AR).- El delincuente que antenoche le robó algunas pertenencias a una familias, y luego mató a una perra boxer y se refugió en otra vivienda en un intento en vano por escaparse de la Policía, es un evadido de la alcaidía que se había fugado en el 2007 y que tendría antecedentes por delitos contra la propiedad. Ayer Néstor San Martín (28 años) continuaba internado por el disparo que se efectuó accidentalmente en una pierna con el arma que llevaba, aparentemente al saltar un portón de rejas de mediana altura.

También se conocieron más detalles de lo sucedido durante el lunes a la noche. Según los investigadores, San Martín y un cómplice que alcanzó a escapar encañonaron y golpearon al dueño de una casa ubicada en Mendoza al 1.300 con intenciones de robo. Los delincuentes aprovecharon para abordarlo cuando el hombre estaba entrando el auto a su casa.

Según fuentes policiales, la víctima alcanzó a ver que se le acercaban dos desconocidos, uno de ellos con un arma en la mano. En ese momento se agarró del portón y les dijo que se llevaran lo que quisieran, pero que no lastimaran a su familia. A pesar del pedido, la víctima recibió un par de golpes de puños en el cuerpo y un culatazo en el ojo que obligó a ser atendido rápidamente por los médicos.

Ante la resistencia del hombre, los delincuentes se subieron al Volkswagen Gol blanco de la víctima, pero no tenía las llaves puestas. En ese momento salió la mujer del dueño de casa y se sospecha que ante tantas complicaciones en la vereda optaron por robar un celular y 70 pesos y escapar a la carrera.

San Martín corrió hacia calle Córdoba por el paseo del canalito, mientras que su cómplice lo hizo hacia el este, en dirección contraria, y en donde a esa hora la oscuridad era mayor. Hasta ayer, este sujeto no había podido ser detenido.

San Martín fue seguido por la víctima, quien vio a un motorista de la Policía y le contó lo sucedido, por lo que de inmediato comenzó la persecución. Fue en ese momento cuando San Martín saltó un portón para entrar a una casa ubicada en Córdoba entre Isidro Lobo y Rohde y en ese momento se habría baleado en una pierna. De todos modos entró y mató de un tiro a una perra boxer de la familia. Luego hizo una llamada, aparentemente para que alguien lo pasara a buscar, pero la policía ya tenía rodeado el lugar. En esa casa efectuó -según la policía- otros dos disparos, aunque no hirió a nadie. Como la herida que tenía era muy importante y sangraba mucho, el delincuente se entregó sin resistirse.


Comentarios


El delincuente que se baleó era evadido