El desafío de estimular a jóvenes para que lean

Buscan articular el Nivel Medio con la universidad.



#

Evangelina Martínez

VIEDMA (AV)- “En un escenario que parece puramente teórico subsiste la pregunta por la práctica cotidiana destinada a jóvenes con sus culturas, sus realidad y subjetividades. ¿Qué enseño? ¿Es posible enseñar hoy una literatura nacional? ¿Cuál?”. Estos dilemas actuales de los docentes de Lengua de Nivel Medio, y otros interrogantes vinculados a la misma disciplina, se plantean en el libro presentado en Viedma “Educación Literaria, articulación entre escuela media y universidad”, desarrollado por el Centro Universitario Regional Zona Atlántica de la Universidad Nacional del Comahue.

A partir de la experiencia áulica de docentes del secundario, con el aporte del análisis acádemico de investigadores de la universidad, la directora del proyecto de investigación “Géneros, prácticas y sujetos en la educación literaria”, Juana Porro, compiló los distintos posicionamientos que fueron expresados en jornadas de intercambio desarrolladas en noviembre del 2010, con los que pudo conformar este libro que será distribuido en escuelas rionegrinas.

La frase inicial, que integra la ponencia de la doctora en Letras, Adriana Goicochea, refleja la preocupación sobre la distancia entre teoría y praxis, en particular en tiempos de crisis de la literatura y de la lectura. Con otra mirada, las profesoras Mabel Espeche y Mónica Sambram se preocupan por “descubrir qué sentidos adquieren para los jóvenes las experiencias vinculadas con la enseñanza de la Literatura en el aula … cuáles son las condiciones de esas experiencias y cómo podemos alentarlas”.

Un capítulo interesante del trabajo es el registro de comentarios de la comisión Literatura y Jóvenes. “Lo que pasa es que los chicos se niegan a leer porque no saben hacerlo”, es uno de los comentarios. “Hay otro problema. Parece ser que ser policía o ser docente es una bolsa de trabajo. No sé cuántos son docentes por vocación”, respondió un colega en ese encuentro de docentes.

El apartado a cargo de Danis Kraus relata acerca de los resultados de su iniciativa para la incorporación de “El Avaro” de Moliére, en sus clases de lengua en un Colegio de Patagones. “En El Avaro aparecen cuestionen vinculares, de género, sociales, todas atravesadas por el humor, elemento esencial” para atrapar a los alumnos. La propuesta culminó con una obra de títeres creados por los propios chicos.

Estas iniciativas fueron contadas durante el acto de presentación del libro, el jueves último en el vicerrectorado de la UNC, en esta capital. La docente del secundario Viviana Svenson describió el proceso a través del cual logró con alumnos y compañeros de trabajo crear una página web con contenido literario. En su caso, desarrolla tareas en un secundario de adultos del barrio Ceferino. Su colega Claudia Paladini aportó que mediante ese proyecto “lograron que la literatura se convierta en una experiencia subjetiva del alumno”. Además participaron del libro Gabriela Campos, Silvina Fazio, Erica González y María José Troglia.

La docente Juana Porro (centro) tuvo a su cargo la compilación que fue la base del trabajo presentado el jueves en la UNC de Viedma.


Comentarios


El desafío de estimular a jóvenes para que lean