El desempleo oficial del segundo trimestre del 2014 sería del 7,5%

Mientras la subocupación habría pasado del 8,1% aL 9,4%. Un 45% de la población está en la informalidad y no aporta a la seguridad social ni tiene ningún tipo de protección.



#

ECONOMÍA NACIONAL

No obstante la recesión soportada por la mayoría de las actividades económicas y a pesar de los despidos y las suspensiones, el desempleo “oficial” se mantuvo bastante estable. Mientras tanto, expertos en cuestiones laborales denunciaron que el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) encubrió las caídas de puestos –no reconocidas oficialmente del orden de 1,5% a 2%– y de la tasa de actividad (incluye a quienes tienen empleos y a quienes los buscan). Para el Indec, la desocupación en el segundo trimestre del 2014 sería del 7,5%, un 0,3% más que en idéntico lapso del 2013. La escasa creación de trabajo se comprobó por la menor cantidad de personas que lo buscaron, como consecuencia del “efecto desaliento”.

El Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas (Ipypp), coordinado por el diputado nacional Claudio Lozano (bloque Unidad Popular, ciudad de Buenos Aires), advirtió que en el segundo trimestre del 2014 la subocupación habría saltado de 8,1% a 9,4%. Esto lo atribuyó a “la incidencia de los empleos a tiempo parcial, lo cual implica que el grueso de la destrucción de los mismos se dio entre los ocupados plenos”.

El gobierno nacional aplicó medidas:

• El plan “Proemplear” para “mantener los niveles de empleo”, particularmente entre los jóvenes y los adultos desocupados. Mediante el “Programa de Recuperación Reproductiva” (Repro), lanzado en el 2009, respalda a las empresas en crisis que no pueden sostener las fuentes de trabajo, subsidiando parte de los salarios de los trabajadores.

- Amplió el plan “Progresar” para dar cobertura a 25.000 trabajadores en situación de vulnerabilidad, con una inversión de 150 millones de pesos en este segundo semestre del año.

“Un 45% de la población está fuera de la ocupación formal, asalariada y no asalariada. No aporta a la seguridad social y no tiene ningún tipo de protección. El 50% de los trabajadores gana menos de 4.400 pesos, por debajo del salario mínimo (en este setiembre)”, aseveró Agustín Salvia, titular del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA). El ODSA fue cuestionado por el gobierno nacional porque alertó sobre la inseguridad alimentaria, la marginalidad y la pobreza estructural, que abarca al menos al 15% de la población.

El Indec, por su parte, planteó que sobre un total de 14 millones de trabajadores, alrededor de 4,5 millones no registraban aportes a la seguridad social al finalizar el primer semestre. El empleo informal fue del 33,1%, en abril-julio, o sea que empeoró 0,3% frente al primer trimestre y mejoró 1,4% en la comparación interanual. La contracción del trabajo “en negro” se comprobó en el mismo lapso en que el Indec detectó una caída en la tasa de empleo, que representó la pérdida de unos 400.000 puestos en el último año, de los cuales cerca del 80% sería informal. La EPH demostró que la situación laboral más precaria se notó en el Noroeste, con un promedio de 41,5% del total de asalariados, en tanto la Patagonia tuvo los niveles más moderados de informalidad, 19,1%.

Esto sucedió cuando se anunció que el salario mínimo, vital y móvil aumenta a 4.400 pesos desde este mes y a 4.716 a partir de enero del 2015, como “acordaron” empresarios, sindicalistas y funcionarios del Mteyss, el 1 del actual. Entonces, asimismo, se creó el Observatorio del Empleo en el Consejo del Salario Mínimo, Vital y Móvil, que será diferente del Observatorio de Empleo y Dinámica Empresarial del Mteyss.

La actividad fabril cayó en julio 0,7% frente a junio, por quinta vez consecutiva, y 2,5% en los primeros 7 meses del año, según la Unión Industrial Argentina (UIA), que remarcó retrocesos interanuales de 31,4% en la producción automotriz y de 38,7% en las exportaciones de manufacturas.

Los puestos en la construcción bajaron 2,4% en el primer semestre del año frente a idéntico período del 2013, en el relevamiento del Instituto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción, unos 383.703 entre enero y junio pasados. El empleo sectorial disminuyó 1,8% frente a junio del 2013.

Los motivos por los que se contrajo la tasa de actividad fueron los planes y los subsidios (desalentaron la oferta). En el 2013, el gobierno manejó 58 planes sociales y este año 60. En la Argentina había 40.117.097 personas en el último censo, por lo que se dedujo que quizás el 42% recibiría un plan.

La pobreza tuvo una “reducción abrupta, intensa y a través de políticas públicas”, publicitó Jorge Milton Capitanich, jefe de Gabinete de Ministros, quien asoció dicha baja a que “mejoró la creación de empleos y salarios”, debido a que hubo “6,4 millones de puestos creados por la actual gestión y 1.650 convenciones colectivas que mejoraron sustancialmente los salarios reales”.

La EPH para 31 aglomerados urbanos del segundo trimestre del 2014 exhibió las siguientes tasas: de actividad, 44,8% (en igual lapso de 2013, 46,5%); empleo, 41,4% (43,1%); desocupación, 7,5% (7,2%) y subocupación, 9,4% (9,7%). Entre abril y junio pasados, la población total de los 31 aglomerados ascendía a 26.552.000 habitantes, de los cuales los económicamente activos eran 11.884.000; los ocupados, 10.994.000; los desocupados, 890.000, y los subocupados, 1.114.000.

El 10% de las empresas previó aumentar su personal en el cuarto trimestre de este año, en una encuesta de ManpowerGroup. Por la contracción del nivel de actividad y la incertidumbre acerca del futuro de la economía, la proporción de firmas que aguardaban incrementar su personal fue la más baja desde el tercer trimestre del 2009.

La encuesta de gestión competitiva de recursos humanos efectuada por SEL Consultores entre 150 empresas líderes, advirtió que serán más las que disminuirán sus dotaciones que aquellas que las aumentarán, como consecuencia del “mal entorno económico”.

Dos de cada tres empresas (62%) calificaron de “importante” la conflictividad gremial y consideraron la principal causa a las demandas salariales. SEL observó que el 56% de las 150 compañías estaba en dicha situación en julio pasado y que los despidos fueron los principales motivos de los juicios. Varios gremios solicitaron, incluso, mejoras para compensar los efectos de los descuentos por el Impuesto a las Ganancias y hasta reaperturas de las paritarias por los deterioros en las remuneraciones, por las subas de los precios.

La demanda laboral insatisfecha en la Argentina en el segundo trimestre de este año reflejó que el 32% de las empresas buscaba trabajadores y el 6,2% no cubría alguno de los puestos requeridos. Los más requeridos fueron los de la intermediación financiera y los servicios conexos, con el 66,7%, no resueltos en el 2,6% de los casos.

Por el avance de la inflación, las pérdidas de ingresos y la menor actividad, el índice de bienestar económico (IBE) se redujo 5,5% en el último año, ubicándose en 41,3% en el primer semestre del 2014, el valor más bajo desde que el Centro de Economía Regional y Experimental (Cerex) lo mide en el 2005 (el máximo fue 53,5% en el segundo semestre del 2007). El Indec comunicó que en agosto, en promedio, el índice de precios al consumidor nacional urbano subió 1,3% (18,2% en los primeros ocho meses del año), prácticamente la mitad del +2,65% del denominado IPC Congreso, promedio de las consultoras privadas (+27,47% de enero a agosto, inclusive).

Los reclamos de la CGT Azopardo (liderada por Hugo Moyano) y la corriente Azul y Blanca (conducida por Luis Barrionuevo) para que se reabran las paritarias sólo serían viables para los gremios que hubieran incluido en sus actas la “cláusula gatillo” ante la escalada inflacionaria. Sin embargo, Andrés Rodríguez, de la Unión Personal Civil de la Nación (UPCN) salió al cruce y afirmó que “las paritarias están cerradas y no hay indicios de reabrir nada. Hacerlo sería una señal de incertidumbre e inestabilidad”.

No obstante, las oficialistas CGT y la CTA coincidieron, el 19 del actual, que la inflación real difería de las mediciones del gobierno y los salarios perdían posiciones en la carrera con los precios. El Centro de Investigaciones y Formación de la República Argentina (Cifra) de esa CTA pronosticó para este año un incremento del 37%, en tanto y en cuanto durante los meses que restan no supere +1,5%. Además, Cifra admitió que la desocupación creció 4,2% interanual respecto del segundo trimestre del 2013 y representó 7,5% de la población activa en el segundo trimestre del 2014 “por una destrucción neta de puestos de trabajo”. A su vez, la citada CGT previó una retracción del poder adquisitivo de “1 ó 2%” y que “no se recuperará el salario real”. Vinculó la caída del empleo especialmente con el sector automotor y planteó que frenarla dependerá del plan Procreauto y de la incidencia de los Repro.

“La recesión y la elevada inflación, los aumentos de suspensiones y despidos y la licuación de los salarios provocaron mayor conflictividad gremial y litigiosidad judicial en las empresas”, subrayó la consultora Tendencias Económicas (TE). Los despidos se incrementaron ocho veces en agosto frente al mismo mes del 2013 y las suspensiones 13 veces en idéntico lapso. En ese contexto, la conflictividad trepó 25 veces con relación con las de agosto del año pasado. Incluso TE pronosticó que “para lo que queda del año todo parece empeorar”.

Los salarios crecieron en julio 3,4% frente a junio y 35% interanual, lo que marcó un deterioro del 5% en términos reales teniendo en cuenta que para las consultoras la inflación interanual ascendió al 40% en promedio.

Para el Indec, las remuneraciones que más se elevaron en el último año fueron las de los trabajadores no registrados, con +46%, seguidas por las del sector público, +35,5%. En tanto, las de los registrados privados aumentaron 31,2%. La escalada de los precios redujo, en el primer semestre del 2014, el poder de compra de las jubilaciones en casi 7,4%.

Miguel Ángel Fuks

miguelangelfuks@yahoo.com.ar


Comentarios


El desempleo oficial del segundo trimestre del 2014 sería del 7,5%