El detenido se negó a declarar



NEUQUEN (AN)- El empleado del Consejo Provincial de Educación que vendía drogas dentro de la escuela 115, donde ocupaba además una vivienda oficial, se negó a declarar ante la justicia. Seguirá detenido hasta que se resuelva su situación procesal, ya que está acusado de "comercio de estupefacientes agravado por haber sido cometido en las inmediaciones o en el interior de un establecimiento de enseñanza", un delito que no es excarcelable.

Así trascendió ayer de fuentes con acceso a la causa en la que está imputado el sujeto de apellido Cáceres, de 42 años. También se conocieron otros detalles de la investigación, que refuerzan la presunción de que el detenido tiene lazos con el Movimiento Popular Neuquino.

Según se supo, los primeros que alertaron sobre la venta de estupefacientes dentro de la escuela donde vive Cáceres fueron policías que realizan tareas de vigilancia. Se montó entonces un rápido operativo y se filmó a varios jóvenes que se acercaban hasta su vivienda a comprar "porros" de marihuana, a un costo de 1 y 2 pesos.

Una calificada fuente informó a "Río Negro" que estaba todo listo para detenerlo el sábado a la noche, pero justo ese día el hombre no vendió a sus clientes. El domingo tampoco, y ni siquiera estuvo en su casa. "Ese día trabajó para la interna del MPN, como fiscal o presidente de alguna mesa, o llevando o trayendo gente. No tenemos en claro la actividad que desplegó pero sabemos que trabajó para la elección", dijo la fuente.

Hubo otro contratiempo: por una insólita filtración, se hizo público que estaban a punto de allanarle la casa. De manera que Cáceres tuvo tiempo de hacer desaparecer pruebas comprometedoras.

Las fuentes dijeron que "cuando se libró la orden de captura fue porque ya estaban las pruebas necesarias para imputarle el delito". De todos modos, en la vivienda oficial no había ni un gramo de marihuana. Solamente hallaron "papeles" para el armado artesanal de los "porros" o "cohetes" como los llaman los consumidores.


Comentarios


El detenido se negó a declarar