“El día después”



Después del derrumbe de la Cooperativa Obrera de Neuquén, sin darnos el tiempo necesario para reflexionar y acompañar a las familias afectadas por el siniestro, ya se escuchan voces que culpabilizan buscando cargar las tintas hacia un lado. Pensamos que tenemos que hablar de responsables políticos por el estado de indefensión que percibimos ante semejante desastre que conmocionó a toda la sociedad, además del estupor y la angustia que a nivel subjetivo nos embargan. Sería un despropósito omitir decir que sabemos cómo empujan la balanza con la carga hacia el municipio, pero sucede que hay tantas evidencias de la desatención del ámbito político provincial que me obligan a señalar por este medio que el gobierno provincial también tuvo sus responsabilidades y está mirando para otro lado; por ejemplo, tardaron 18 minutos en llegar y los bomberos y el equipo de rescate no contaban con los materiales de rescate y se los tuvieron que dar los vecinos y la gente de la escuela –los mismos relatos de los vecinos no me dejan mentir–. La provincia, con los ingresos monetarios que recauda, no tiene un grupo electrógeno propio. La ambulancia del hospital provincial no andaba, había que empujarla (hay fotos), y el Sr. gobernador, cuando llegó, aprovechó para sacarse unas fotos en el lugar pero no habló con los familiares de las víctimas. Una empresa petrolera donó sierras y guantes. ¿Qué me puede decir de la inseguridad que vive día a día la ciudad? Eso es responsabilidad de la policía. ¿Qué me puede decir de los cortes de ruta? ¿Y de los accidentes en la ruta? ¿Qué me puede decir de los pocos días de clases que tuvieron nuestros chicos y de que estén más preocupados porque no recibieron sus netbooks que por terminar el año aprendiendo algo nuevo? A edificios públicos se les cae el techo, como pasó en el CPEM 12; la clausura del CPEM 25, la Legislatura nueva, un desastre, con paredes quebradas y se cae el cielo raso. El CAM está sin terminar, no tienen los planos y hay gente obligada yendo a trabajar. Creo que esto no nos sirvió, que estamos todos echándonos la culpa unos a otros. No respetamos el dolor de las familias de las siete personas que murieron. Parece que los legisladores del MPN no le van a pedir juicio político y tampoco explicaciones al gobernador, porque tienen mayoría. ¿Eso no es autoritarismo? También tienen pendiente el juicio de Carlos Fuentealba, ¿o el Estado no tuvo responsabilidad? Los hospitales están vaciados, las escuelas también. La responsabilidad de los gremios se ha expresado en reclamos formales, gestiones sectoriales y múltiples manifestaciones urbanas, pero la otra parte, aún más importante, la tiene el gobernador. No se sienta a dialogar, sabe que gobierna en nombre de la mayoría que logró por la vía eleccionaria pero se olvida de que la dilación en la resolución de las demandas sociales se ve ya reflejada en las generaciones futuras. Involucra a toda la sociedad en esta pulseada manipuladora de quien se sabe dueño del poder. Y otro día hablamos de la deuda del Iadep y del BPN. Estas cuestiones tan caras a la civilidad las quiero plantear pensando que antes de mirar el vaso medio vacío del que está al lado hay que mirar el propio. Hay que avisarle al Sr. gobernador que empiece a trabajar por la provincia del Neuquén, que recupere el federalismo que su partido siempre ha levantado como bandera durante tantos años en el gobierno. Laura Muñoz DNI 26.144.963 Neuquén


Comentarios


“El día después”