El diálogo se congeló y la Justicia citó a ruralistas por desabastecimiento

No hay avances en las negociaciones y los dirigentes agrarios están desconcertados. Citaron a declarar a Miguens, Llambías y Buzzi en causa promovida por Moreno.



#

Llambías, Buzzi y Miguens deberán "negociar" ahora con la Justicia.

Las negociaciones entre el gobierno y el campo continuaron ayer sin ningún avance al no reanudarse la ronda de reuniones y, por otra parte, con la citación judicial a los presidentes de las entidades agropecuarias por una presunta violación a la ley de Abastecimiento.

Paradójicamente, uno de los principales protagonistas de las negociaciones, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, es a la vez querellante en la causa, abierta a raíz de una denuncia presentada por Fedecámaras.

En ese marco, los presidentes de las cuatro entidades del campo se reunieron en la sede de la Sociedad Rural Argentina (SRA), donde su presidente, Luciano Miguens, enfatizó que están haciendo “un esfuerzo enorme para que podamos llegar al 2 de mayo con un acuerdo real e importante, que es lo que los productores están esperando”.

En un intento por evitar la ruptura de las negociaciones y diferenciar a Moreno del jefe de Gabinete, Alberto Fernández, el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Mario Llambías, aseguró que en el Gobierno “hay muchos funcionarios que con esfuerzo están trabajando para arreglar las cosas”.

El Juzgado en lo Penal Económico número 7 citó a Miguens, Llambías, Eduardo Buzzi (Federación Agraria Argentina) y Fernando Gioino (CONINAGRO) a declarar el 29 de abril.

Precisamente, el acompañamiento de Gioino a la empresa SanCor en el anuncio de la ratificación de un acuerdo de precios el martes en Casa de Gobierno, dio lugar a comentarios sobre una posible división en el frente de entidades agropecuarias.

Esa versión fue desmentida por Llambías, quien sostuvo que las diferencias, en caso de existir, se limitarían a “algunas asociadas” a CONINAGRO pero no a la conducción nacional de la entidad.

A su vez, la tensión entre las partes se profundizó al hacer pública el gobierno su decisión de “no volver atrás” en materia de retenciones, por lo que algunos dirigentes del campo anticiparon que el 2 de mayo retomarán la protesta.

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, señaló al respecto que lo que hace ahora es corregir “eventuales desviaciones” de la aplicación de medidas que perjudiquen a pequeños productores.

El entrerriano Alfredo De Angeli, de la Federación Agraria de la provincia, retrucó que “el 2 de mayo próximo los productores vamos a estar en la ruta, para retomar las medidas de fuerza”, aunque aclaró que los productores no tienen intención de perjudicar a los consumidores ni a población.

El endurecimiento entre las partes se profundizó el martes, cuando el Jefe de Gabinete, Alberto Fernández, suspendió la reunión a la que había convocado a las cuatro entidades, luego que los gremialistas del campo decidieran no aceptar la propuesta oficial referida al comercio triguero nacional.

De cara a ese escenario y en un intento por no romper el diálogo, el funcionario delegó en el secretario de Agricultura, Javier de Urquiza la convocatoria urgente a los técnicos de las entidades, para analizar la iniciativa oficial y eventuales propuestas que éstos acercaran.

Por otra parte, hasta ayer seguían trabados los embarques de carne vacuna demorados por disposiciones aduaneras adoptadas el 1 de este mes, para aplicar un “mayor control administrativo” en las declaraciones juradas de los exportadores, a los efectos que éstas coincidieran en su totalidad con lo informado a la AFIP y la ONCCA para concretar las cargas.

Tampoco se amplió hasta hoy el cupo exportador de carne vacuna anunciado el jueves último, que amenaza con afectar aún más la situación laboral de unos 7.000 trabajadores de la carne, según explicó el secretario gremial del sector, Silvio Etcheun, ya que tampoco se autorizan ventas al exterior de productos termoprocesados. (DyN/AFP)


Comentarios


El diálogo se congeló y la Justicia citó a ruralistas por desabastecimiento