El directorio del FMI oficializó el “blindaje”

Desembolsará un adelanto de 2.900 millones.

El directorio del Fondo Monetario Internacional (FMI) aprobó ayer el blindaje financiero a Argentina de 39,7 millones y desembolsará inmediatamente al país 2.900 millones de dólares que el gobierno utilizará para pagar los vencimientos de la deuda pública de este año.

En el primer encuentro del año, el staff directivo aprobó formalmente en Washington las metas macroeconómicas y fiscales para este año, así como las reformas estructurales comprometidas por el gobierno argentino en la carta de intención para acceder al salvataje financiero.

El anuncio fue recibido con euforia por el presidente De la Rúa. “Esta es una gran noticia para el país”, indicó. Luego destacó que “esta ayuda extraordinaria es el producto del esfuerzo de los habitantes” y exhortó a “no voltear este optimismo”.

Ante la oficialización del paquete de ayuda, De la Rua consideró que “lo importante es el optimismo de las cifras que conocemos día a día” y reiteró que “no tenemos que voltear el optimismo”. “Esperamos que sigan los buenos indicadores, que la baja en las tasas siga llegando a la gente, y se genere trabajo para todos los argentinos”, enfatizó el mandatario.

No se quedó atrás el ministro de Economía, José Luis Machinea dijo que “esta es la frutilla de la torta”. Esa fue la frase que eligió para hacer el anuncio de la aprobación del salvataje con lo cual Argentina tendrá a disposición “en las próximas semanas” el primer desembolso por 3.000 millones.

“Los recursos del FMI son el corazón del blindaje y con este desembolso se elimina la incertidumbre que había respecto al cumplimiento de la deuda en el caso argentino”, precisó el ministro al destacar que ahora Argentina “es un país en vías de recuperación, y crecimiento”.

Del monto total del megapréstamo, el FMI aportará 13,7 millones, mientra que el resto corresponden a desembolsos del Banco Mundial (2.500 millones); el BID (2.500 millones) y España (1.000 millones).

El programa se complementa con créditos de bancos locales por 10 mil millones, de los inversores institucionales -principalmente AFJP- por 3.000 millones y 7 mil millones que se obtendrán mediante canjes de deuda.

El primer giro del FMI por 2.900 millones se recibirá en los próximos días, en tanto que en febrero ingresarán 500 millones del aporte de España.

En el resto del año, Argentina percibirá del Fondo tres cuotas más, la segunda será en mayo por 1.260 millones, luego que una delegación del Fondo apruebe las metas del primer trimestre.

En cuanto a las pautas fiscales se fijó para el 2000 un déficit de 6.700 millones, en tanto que el desequilibrio para el 2001 se estableció en 6.500 millones, y para el 2002 en 5.000 millones.

La trimestralización de las metas para este año es la siguiente: 2.100 millones a marzo; 3.800 millones a junio; 5.100 millones a septiembre y 6.500 millones a diciembre.

Entre las proyecciones macroeconómicas se contempla un crecimiento “levemente positivo” del PBI (el gobierno espera entre 0,2 y 0,3 por ciento) para este año, y de 2,5 para el 2001.

Compromisos

En el acuerdo por el blindaje con el FMI el gobierno se comprometió a implementar un conjunto de reformas estructurales entre las que figuran un nuevo régimen previsional, y la desregulación de las obras sociales para que compitan con las empresas de medicina prepaga.

Si bien en el texto de la carta de intención, se preveía lograr para mayo “avances sustanciales” en la reforma previsional, el gobierno ya sacó hace dos semanas un polémico decreto para poner en marcha el nuevo régimen jubilatorio que incluye una reducción de los futuros haberes e incentivos para que las mujeres se retiren a los 65 en lugar de los 60 años.

El relación a la desregulación de las obras sociales rige a partir del 1 de enero de este año también mediante un decreto.

Entre las reformas estructurales asumidas por el gobierno en el documento figuran además: no implementar nuevas moratorias impositivas durante el 2001, y el pacto fiscal entre la Nación y las provincias con una cláusula que congela el gasto primario por los próximos cinco años y el compromiso de discutir una nueva ley de coparticipación federal de impuestos. (DYN

Economistas piden medidas para sostener el paquete de ayuda

Los economistas Daniel Artana y Adolfo Sturzenegger coincidieron ayer en que el gobierno deberá implementar medidas que sirvan de soporte al blindaje financiero para de esa manera aprovechar las mejores condiciones que se presentan para la Argentina en el campo internacional.

Para el economista Guillermo Calvo “pese al blindaje, las dudas de los inversores persistirán hasta que Argentina demuestre que tiene acceso a los mercados de capitales, hecho que podría darse en marzo, evaluó.

En cambio, el titular de la Confederación General del Trabajo (CGT), Rodolfo Daer, se mostró crítico y si bien señaló que el blindaje “por sí solo no implica crecimiento”, admitió que “es la última oportunidad” que tiene el país para que despegue la economía.

Artana, economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) afirmó que la situación de la Argentina “empieza a lucir mejor” a partir de la baja de tasas, la reducción del riesgo país y el aumento de inversiones, pero alertó que el Estado “hace las cosas en forma ineficiente”.

“La reducción de las tasas norteamericanas, la depreciación del dólar frente al euro y la mejora de algunos precios de exportación de la Argentina, así como fueron los factores que cuando funcionaban en contra explicaban la prolongación de la recesión, ahora son la señal de que puede comenzar la recuperación”, indicó Artana.

Por su parte, Sturzenegger, referente económico de Acción por la República, sostuvo que la situación financiera de la Argentina “es optimista”, pero señaló que el Gobierno debe dar “señales más concretas, porque la economía del país está fuertemente endeudada”.

En ese sentido, Sturzenegger consideró que “el Gobierno tiene que tratar de lograr el consenso político para concretar la reforma previsional”, y añadió que debe “alertar permanente que hay un convenio con los gobernadores que debe ser cumplido”, en alusión al Compromiso Federal que congela transferencias hasta el 2002 y las aumenta levemente hasta el 2005.

Por su parte, Guillermo Calvo dijo que “la Argentina tiene fondos para cubrir los pagos del gobierno de este año, pero las dudas sobre el sector privado todavía prevalecen entre los inversores y se van a disipar en el momento en que la Argentina demuestre que tiene acceso al mercado de capitales voluntario, más allá del blindaje”, explicó. (DYN y Télam)


Comentarios


El directorio del FMI oficializó el “blindaje”