El dolor se trasladó a Córdoba, mientras los expertos buscan razones

Once cuerpos llegaron a distintos puntos de la provincia, donde fueron sepultados.





La imagen de Córdoba no fue la misma ayer. Le tocó recibir a sus comprovincianos que nunca llegaron con vida a su destino. Nadie tuvo la misma cara porque fue como si toda la provincia sintiera el impacto. Y lo sintió.

Los cuerpos de 11 víctimas fatales del accidente del avión de Lapa ocurrido el martes eran velados ayer en distintos puntos de la provincia de Córdoba, adonde arribaron a la madrugada en un avión junto a los familiares que los identificaron en Buenos Aires. Ayer por la tarde comenzaron con la dolorosa tarea de inhumarlos, en medio de escenas de profundo dolor. La máquina que trasladó los restos llegó al aeropuerto Ingeniero Taravella, de la capital cordobesa, alrededor de las 4.30 de ayer.

Mientras tanto, expertos internacionales comenzaron a buscar la razones del accidente entre los restos del viaje que apenas había comenzado.

Junto a los 11 féretros con los cuerpos viajaron a Córdoba familiares de las víctimas que habían llegado a Buenos Aires con el fin de reconocer los cadáveres de sus seres queridos que murieron en el accidente del Boeing 737 en el aeroparque metropolitano.

Entre los cuerpos transportados se encontraba el del intendente electo de Cruz del Eje, Gustavo Luna, que fue inme- diatamente trasladado a esa población ubicada 150 kilómetros al noreste de la capital provincial.

En relación a los que todavía no pudieron ser identificados y que aún permanecen en Buenos Aires, en muchos casos, habría que recurrir al análisis del ADN, aunque como alternativa más rápida surge ahora la posibilidad del estudio de piezas dentarias. Se lograron identificar sólo 33 personas, aunque se mantiene la especulación de que la cifra final de víctimas será de 80.

Mientras tanto,# los especialistas del National Transport Safety Board que inspeccionaron junto a un miembro de la Junta de Investigación de Accidentes de Aviación de la Fuerza Aérea Argentina el Aeroparque Metropolitano Jorge Newbery, regresarán a su país con una de las dos cajas negras del avión de LAPA que protagonizó la tragedia.

La caja que será abierta en los Estados Unidos es la llamada 'fly-recorder', que va en la cola de la nave, tiene un tamaño similar a la otra caja negra que lleva en su interior una grabadora para registrar voces y ruidos, y tiene capacidad para codificar los parámetros técnicos de la nave en sus últimos diez minutos de vuelo.

Lo cierto es que en la Argentina, como en la mayoría de los países, no existe la posibilidad de extraer y decodificar la información contenida en la caja que es, en verdad, de color naranja, para facilitar su identificación.

La información técnica que posee la caja, clave para saber qué fue lo que provocó el accidente que costó 64 vidas, podría estar completa en diez días. (AR, DyN, Telam e Infosic).

Artistas, políticos y empresarios

CORDOBA (Télam).- El accidente del avión de la empresa Lapa, que hasta el momento tuvo el trágico saldo de 70 personas muertas, produjo la desaparición de figuras del quehacer político, cultural y comercial de la provincia.

El vuelo 3142 de Lapa que retornaba a la ciudad de Córdoba desde el aeroparque metropolitano programado para las 20.26, era uno de los que habitualmente tomaban personalidades de la sociedad provincial.

Es así que al fallecimiento del intendente electo de la ciudad de Cruz del Eje -que ganó el mes pasado en las elecciones municipales-, Gustavo Luna Asís, se sumaron los de personalidades del ambiente cultural y comercial de Córdoba. El psiquiatra Jorge Micref, propietario de una importante clínica cordobesa y que había participado en Buenos Aires de un Encuentro de la Federación de Asociaciones Psiquiátricas de Argentina, figura entre los fallecidos. Daniel Romagnoli, director de una agencia de publicidad e Ivana Garat, hija de un reconocido periodista local, que llegó a ser secretario general del gremio de prensa de Córdoba, también fueron víctimas del accidente.

Falleció también uno de los arquitectos que participó de la construcción de grandes obras, Miguel Salgado.

Revisaron aviones similares al siniestrado

La inspección realizada ayer durante 50 minutos por los investigadores llegados de Seattle, con la colaboración de una traductora aportada por la embajada de los Estados Unidos, comenzó en el hangar de la empresa LAPA, donde se registró el estado de las naves similares a la que el martes se incendió en el Aeroparque.

Tras poco más de una hora, abordaron nuevamente la camioneta, cruzaron el aeroparque y la avenida Rafael Obligado para inspeccionar los destruidos campos de adiestramiento de golf, donde terminó su carrera el avión de LAPA.

Fueron sólo diez minutos de anotaciones, comentarios y fotografías. Luego abandonaron el lugar.

Las inspecciones fueron realizadas por dos de los técnicos, mientras otro grupo de especialistas permanecía reunido en la Jefatura del Aeropuerto con autoridades de la Fuerza Aérea.

Por otra parte, según informaron a DyN voceros del Aeroparque, el juez Gustavo Literas podría levantar la inhibición que pesa sobre la estación aérea en 24 ó 48 horas, y señalaron además que, a partir de que se produzca la decisión del magistrado, se reanudarán las operaciones.

Literas, asimismo, ordenó la detención de los particulares que «se apropien indebidamente de cualquier efecto de la nave en la zona de Punta Carrasco», frente al Aeroparque.

El objetivo del juez es evitar la pérdida de cualquier evidencia que sirva como elemento de prueba para la investigación.

La disposición del magistrado alcanza sólo a los particulares que puedan incurrir en el delito de hurto en el perímetro donde se desarrolla la tarea judicial y de la Fuerza Aérea, y cuya custodia está a cargo de la Prefectura Naval Argentina.

Por otra parte, el secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (Apla), Ricardo Cirieli, aseguró que Lapa, propietaria del avión accidentado el martes último, es «la única empresa aerocomercial que no cumple rigurosamente con los programas de mantenimiento» de sus aparatos.

«Nuestro gremio, cuando Lapa comenzó a abaratar el costo de los pasajes, realizó una investigación y comprobamos, desgraciadamente, que no estaba bajando los costos del servicio, como la comida que se sirve a bordo o la atención general que se le brinda a los pasajeros, sino que directamente no estaba invirtiendo en mantenimiento», puntualizó Cirieli.

Inhumaron al copiloto

BUENOS AIRES (DyN).- Los restos del copiloto del avión de LAPA Luis Etcheverry fueron inhumados ayer, mientras que el cuerpo de su compañero, el piloto Gustavo Weihel, era velado anoche en la localidad bonaerense de Olivos.

El cadáver de Weihel fue retirado al mediodía por sus familiares de la morgue porteña y velado luego en una cochería ubicada en Paraná y avenida Maipú, Olivos, en el mismo lugar donde, por la tarde, habían sido despedidos los restos de Etcheverry. Weihel será inhumado hoy a las 9, en el cementerio privado Jardín de Bella Vista. En tanto, los familiares de ambos pilotos coincidieron en evitar opinar sobre la posibilidad de que el accidente se hubiera originado en «un error humano».


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El dolor se trasladó a Córdoba, mientras los expertos buscan razones