El Domuyo, cumbre de sueños

Niños y niñas de un Jardín de Infantes de Allen participaron de la “Tercera Expedición Bicentenario al Volcán Domuyo”. Un grupo de escaladores dejó en su cima una “cápsula del tiempo”, con los sueños de los chicos para que sea descubierta en 2110, por la generación del tricentenario.





1
#

Gentileza

2
#

Dentro del contexto de las Expediciones Bicentenarios que se están realizando en todos el país, el Jardín de Infantes Independiente N°36 de Allen participó de la “3ra Expedición Bicentenario al Volcán Domuyo”. El grupo de profesores de la institución cumplió con la misión de dejar la “Cápsula del tiempo” con los sueños de los chicos en la cima de esta montaña. El gran objetivo e ilusión de los pequeños es que sea descubierto en 2110 por la generación del tricentenario. La travesía para los chicos comenzó con una actividad en el jardín, donde escucharon un cuento infantil “Popi el Alpinista”. Un relato de gran valor educativo que resalta la motivación y el sacrificio. “Muchas veces se abandonan las cosas ante las primeras dificultades por perder de vista lo importante de nuestros objetivos finales”, enseña el cuento. Con la idea de la Expedición del Bicentenario en mente, elaboraron junto a sus familias los deseos y sueños para la generación del tricentenario. Deseos de paz, de amistad, de amor, de fraternidad, cuidado del medio ambiente y de nuestros recursos naturales fueron plasmados en dibujos y palabras al aire. La tarea de llevar la cápsula a la cima del Domuyo fue cumplida por el grupo de compuesto por Lorena Marini, Martín Álvarez y Víctor Castro. La expedición se llevó a cabo en diciembre, “donde nos mantuvimos durante algunos días en el Imponente “Techo de la Patagonia”, comenzando con una aproximación hasta el campamento base, a 3000 metros de altura sobre el nivel del mar”, cuentan los hacedores de la hazaña. Al día siguiente se dirigieron al denominado Campamento de Altura a 3800 metros, “donde la constante subida y el paisaje no dejaba de sorprendernos, comenzando a sentir la emoción del motivo de nuestra expedición. El Gran Tercer Día llegó, y logramos hacer cumbre en los 4709 metros de altura del Volcán Domuyo, dejando en ella los testimonios de los chicos del jardín de infantes, quienes volcaron todos sus sueños y deseos en la denominada “Cápsula del Tiempo”. Fotos, videos y la inmensa Alegría de haber cumplido con el Trascendental Objetivo de ésta Misión coronaron un día espléndido”.

Gentileza

rionegro.com.ar


Comentarios


El Domuyo, cumbre de sueños