El drama de los que viven al lado del río

La gravedad de lo que está ocurriendo no alcanza a ser reflejada con cifras y datos.



Soledad es chica. Poco sabe de metros cúbicos por segundo y mucho menos de erogaciones en las represas. Ella sólo conoce de la preocupación de sus padres, porque el agua del río, ése en el que disfrutó los últimos veranos de su vida, se está metiendo en su casa de Paso Córdoba.

Tiene miedo porque escuchó que muchos vecinos tuvieron que irse. Jugar le cuesta cada vez más porque el patio de su casa ya no existe y está cansada de los retos por volver embarrada de la calle. Ni siquiera puede mirar la diversión de sus amigos varones. De los arcos de la cancha de fútbol sólo se ve la mitad de cada palo y el travesaño. El resto: agua y más agua. Igual que en la mayoría de las casas de Paso Córdoba. Igual que en Buenos Aires Chico, Apycar, la Isla 32 y en todas las barriadas ribereñas de las localidades situadas aguas abajo de las represas.

*****

El caso relatado arriba -del que fue testigo ayer "Río Negro"- es prototípico del drama que viven los pobladores que desarrollan su vida cotidiana en medio del agua. Pero el cuadro se agravará. Se esperan crecidas superiores a 2.500 metros cúbicos en el río Negro.

El resumen de la situación en la región ayer era la siguiente:

En Río Negro los evacuados superaron los 200, las lluvias de las últimas horas complicaron aún más el panorama y todo hacer prever que la lista de asistidos será mayor. Los datos que maneja el director de Defensa Civil, Jorge Amaro, sumados a la imagen que presentan hoy los barrios ribereños en el Valle plantean un escenario desalentador.

En unos 10 días los tres grandes cursos de agua estarían por encima de todos los registros, porque el Negro superaría los 2.500 metros cúbicos por segundo, los 1.800 el Limay y los 700 el Neuquén, según los anticipos de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuentas.

En Rincón de Las Perlas –viven casi 3.000 personas que sólo se comunican con un pequeño gomón con la banda neuquina– personal del DPA de Río Negro trabajaba a full para terminar el camino sobreelevado que permitirá el tránsito peatonal por el Puente Lembeye.

Sólo en Roca, más de 60 personas ya dejaron sus viviendas, pero no son menos las que se resisten a irse por temor a robos.

Entre Neuquén y Plottier hay una familia evacuada y 15 autoevacuadas.

En el barrio Verde Limay, el último asentamiento de Plottier aguas abajo del Limay ya se han registrado dos casos de hepatitis y uno de neumonía en niños.

En el barrio La Pobrecita, de Choele Choel, cuatro familias –27 personas en total– debieron ser evacuadas y otras ochenta del sector de Villa Unión sur están seriamente comprometidas.

Tras cinco días de aislamiento, los pobladores de Valle Azul pudieron ayer volver a transitar desde el Alto Valle hacia esa pequeña localidad ubicada en la margen sur del río Negro, luego de que Viarse finalmente colocó un puente peatonal sobre la porción de camino arrasada.

En Viedma el director de Defensa Civil, Jorge Amaro, indicó que en esta zona "no hay inconvenientes" y "estamos a la espera de lo que pueda ocurrir con una marea alta que se prevé para el 23". El funcionario recorrió los 25 kms. de defensas costeras que hasta el momento están funcionando sin ningún problema. (AR, AN, AC, AVM, AVR)

Caudales, por encima de todos los registros

CIPOLLETTI (AC).- Desde 1980 los ríos Negro, Limay y Neuquén no alcanzaban los altísimos caudales que conducen hoy. Y más aún, en unos 10 días los tres grandes cursos de agua estarían por encima de todos los registros, porque el Negro superaría los 2.500 metros cúbicos por segundo, los 1.800 el Limay y los 700 el Neuquén, complejizando las ya críticas situaciones que se están registrando en zonas pobladas ribereñas y en plantaciones, con miles de hectáreas invadidas por las corrientes.

Hoy el Limay conducirá un caudal de entre 1.590 y 1.600 metros cúbicos por segundo, de 590 a 600 el Neuquén y de 2.180 a 2.200 el Negro.

Mañana, para el Limay se prevé un máximo de 1.650 metros, con 610 el Neuquén y 2.260 el Negro, y para el domingo las previsiones siguen hacia arriba en los caudales: 1.670 el Limay, 612 el Neuquén y 2.282 el Negro.

Ayer por la mañana el presidente de la AIC, Horacio Collado, juntamente con el representante neuquino Elías Gringo Sapag y el Secretario de Operaciones, Aníbal Asensio, se reunieron con directores de defensas civiles de localidades ribereñas neuquinas, y los impusieron de los aumentos constantes de los ríos Limay y Neuquén.

En la AIC había mucha preocupación por lo que podría suceder con los caudales en los días venideros. Tanto que inclusive se advirtió que para hoy, mañana y el domingo los caudales son "aproximados", previendo la posibilidad de que sean mayores aún que los previstos en sus reportes oficiales.

De todas formas el aumento constante en los caudales se sigue sosteniendo porque desde ayer se han incrementado las precipitaciones en las altas cuencas e ingresa a los embalses más agua que la que se eroga por Arroyito y El Chañar.

Casos de hepatitis en un barrio anegado de Plottier

NEUQUEN (AN) - Con el agua de los pozos ciegos en el patio, el río chorreando por arriba y por abajo, y dos casos de hepatitis y uno de neumonía dentro de su vivienda, doña María San Martín pide que alguien de la municipalidad de Plottier le brinde algún tipo de ayuda.

La vecina del barrio Verde Limay, el último asentamiento de Plottier aguas abajo del Limay tiene en su casa a dos vecinitos afectados de hepatitis y no tiene baño. Mejor dicho, el retrete del fondo está bajo agua lo mismo que el patio. "Todo queda acá, y estos chicos que son de una vecina están con hepatitis", explicó la mujer que en épocas normales vive de lo que vende a los pescadores que llegan al Limay. El nieto de María, Kevin, de tres años, está internado en Neuquén con neumonía, mientras que el hermanito menor de los dos chiquitos con hepatitis tiene la misma afección al cuidado de su mamá.

María pide que, por lo menos, la municipalidad le acerque un par "de viajes de tierra y uno de esos baños químicos para que podamos hacer nuestras necesidades", imploró. En Verde Limay de Plottier e Isla Verde y Confluencia de Neuquén, la situación es crítica. "Si sube un poco más el agua nos tapa a todos", fue la síntesis de Andrea Espinosa, de 30 años, quien tiene el agua en la puerta y sus dos hijos en Neuquén. A pesar del terraplén, el río se muestra cada vez más amenazante y todos los pozos ciegos "reventaron". Por eso, el agua de la napa se hermana con la de los pozos negros, que a la vez suma los líquidos que llegan de los gallineros, chiqueros, y galpones de las vacas.

El subsecretario de Gobierno de la municipalidad de Neuquén, Fabián Pelliza, adelantó ayer que el intendente Horacio Quiroga, pedirá auxilio de la provincia a sabiendas de que en los próximos días la ciudad entrará en un estado crítico "y ya no tenemos medios para afrontar la situación". Sólo en movimiento de máquinaria la comuna neuquina gastó 45.000 dólares en los últimos 30 días. Entre Neuquén y Plottier hay una familia evacuada y 15 autoevacuadas. "La lluvia dejó los arroyos (Durán y Villa María) como embalses, si llega a llover un poco más la municipalidad puede colapsar", cerró Pelliza

Evacuaron a 27 personas en Choele

CHOELE CHOEL (AVM).- Tras un nuevo aumento en el caudal del río Negro, cuatro familias debieron ser evacuadas del barrio La Pobrecita en Choele Choel.

Los afectados, 27 personas en total, la mayoría de ellos niños, fueron relocalizados por ahora en el jardín integrado Nº 40. Aún quedan en el lugar dos familias que se niegan a dejar sus viviendas, argumentando que pueden perder sus pertenencias. Otras 80 personas del barrio Villa Unión sur están seriamente comprometidas por el avance del río sobre la barriada. Allí dos familias decidieron autoevacuarse -el miércoles por la noche- y dejar sus hogares por el ingreso de agua a las viviendas.

Ayer se trabajó todo el día en el barrio Maldonado, reforzando los terraplenes. "Si el agua ingresa por ese lugar habrá más de 250 familias que deberán ser evacuadas" dijo una fuente municipal. "El agua llegaría hasta la ruta 22. Pero creemos que las defensas pueden aguantar" añadió.

Anoche, al cierre de esta edición se esperaba un nuevo aumento del caudal, por lo que no se descartaba la posibilidad de tener que asistir a otros vecinos, sobre todo en el sector del barrio Villa Unión sur.

En el resto del Valle Medio los principales perjudicados siguen siendo los chacareros, dado que el agua avanza sobre los plantíos.


Comentarios


El drama de los que viven al lado del río